Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 14 de julio de 2012

LA ENCRUCIJADA DE ISRAEL

Julio 15, 2012
Desde Tiberiades
Hacía cerca de tres años que no había regresado al Medio Oriente. Las cosas están cambiando más rápido de lo que pudiera imaginarse. El mapa geopolítico de la zona no es el mismo.
El viejo Mubarak yace en una cama de hospital rodeado del odio y el deseo de venganza de gran parte de la población.
Las llamas de los tanques ardiendo en medio de las calles no han terminado de extinguirse en Libia.
Los llamados a la moderación en Argelia, Túnez, Yemen son constantes. La familia Assad no ceja en su empeño de bañar en sangre sudor y lágrimas la tierra siria antes de retirarse o de tener un trágico final como el de Gadafi.
Se están dando una serie de fenómenos inimaginables hace una década. En Israel los vientos de cambios también han empezado a soplar.
La sociedad israelí, compuesta por un grupo multiétnico, está viviendo uno de sus momentos más difíciles. Por un lado la primera generación que hizo posible el milagro de levantar el país está desapareciendo: se están muriendo de muerte natural.
El testigo lo están tomando las nuevas generaciones que no han vivido las guerras de Independencia, la de los Seis Días, la del Setenta y Tres. Son nuevas generaciones acostumbradas al sacrificio pero no a la guerra. Proceden mayormente de la antigua Unión Soviética.
No faltan los etíopes y los latinoamericanos judíos, como son argentinos, brasileiros y colombianos. En esta multicultural nación, moderna y luchadora, ha entrado también el fenómeno del secularismo y el alejamiento lento pero fuerte de la religión.
El judaísmo para muchos se ha convertido en un hecho social, con unas costumbres y unos ritos hasta cierto punto protocolarios. Ya no es la religión la razón de ser del estado judío. Las creencias o no creencias se dejan para la propia conciencia. .
Los primeros judíos que fueron estableciéndose en el antiguo Protectorado Inglés de la Palestina, no solo lograron hacer florecer el desierto, levantar una agricultura floreciente y una industria de alta tecnología pionera en el mundo en muchos campos.
Lograron sobre todo levantar y construir una democracia que, con sus luces y sus sombras, es el modelo menos malo de gobierno, como afirmara el premier inglés Winston Churchill.

Los hijos de aquellos pioneros están cuestionando muchas cosas. Una de ellas es si realmente todos somos iguales ante las leyes. Afirman esto cuando están viendo cómo los grupos religiosos están exentos de muchas obligaciones y vividores de muchos de los privilegios que la sociedad israelí ofrece a sus ciudadanos. Y la coalición que gobierna el país se está planteando seriamente el poner, entre otras cosas obligatorio el servicio militar a todos los ciudadanos y ciudadanas.
Se ha constatado que tal servicio militar no es por motivos y sueños militaristas. Es simplemente que la disciplina, el orden, la convivencia con otros ciudadanos, el ver los problemas fuera del nido de la casa, fortalecen la personalidad y ayudan a enfrentarse a los problemas de la vida con otra visión.
Es un poco el “si vis pacem, para bellum” (si quieres la paz, prepárate para la guerra) de los antiguos romanos. Y la guerra a la que se preparan es la de la vida. Los religiosos gritan negándose a ello.
Prefieren construir el futuro del país tan solo con sus privilegios y sus rezos.
Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario