Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 27 de diciembre de 2012

¿CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR?


Columna Diciembre 30, 2012
Uno de los grandes poetas de la lengua castellana,
Jorge Manrique, glosando la muerte de su padre nos dejó unas coplas que siguen resonando especialmente cuando nos acercamos a un final de año.
Estamos concluyendo 2012. Es un año más de este complejo siglo XXI que recién acabamos de comenzar.
Sea en lo político, lo social, lo religioso, lo económico, o en lo personal el año que concluye es para no olvidar y, habría que cuestionarnos si este tiempo pasado ha sido mejor.
Este año que concluye nos trajo la culminación de las primaveras en ciertos países musulmanes. No han sido manejadas con la visión de los grandes líderes.
Mientras la primavera hacía hervir las multitudes deseosas de libertad, de esperanza y de un mundo nuevo, en el Occidente llamado cristiano se vivía- y sigue viviendo- un otoño tardío muy cercano al invierno tanto político como económico, social, poblacional o religioso.
La depresión y el miedo al futuro están destruyendo el estado de bienestar, la paz y la tranquilidad de las sociedades occidentales.
Los buitres de la guerra y la violencia, ávidos de carroña, están ampliamente revoloteando por nuestro mundo.
Siria, con su guerra fratricida, Mali, Somalia, Afganistán, la escuela de Newtown, el cine de Aurora, la universidad de Oakland, el templo sij en Wisconsin, la entrada del Empire State, el balneario de Milwaukee, la factoría de Minneapolis han sido lugares empapados de demasiada sangre inocente a lo largo de este largo 2012 con el que terminaremos un ciclo de vida.
Y ya que el mundo no se acabó en 2012 como muchos aseguraban, ni hubo los días de tinieblas como otros tantos soñaban, eso significa que debemos mirar hacia adelante. Tenemos el reto de construir un mundo mejor del que hemos recibido de nuestros mayores, como afirmaran hace exactamente 47 años los obispos católicos al concluir el Concilio Vaticano II llevado a cabo para renovar la Iglesia. 

Y es tiempo de que la sociedad americana empiece a responder al reto que el presidente Kennedy planteó en su toma de posesión, que no le preguntemos al país lo que puede hacer por los ciudadanos, sino lo que los ciudadanos pueden hacer por el país.

En la Iglesia está al frente de la misma un anciano profesor ya en el declive de su vida, que nos recuerda a comienzos del año 2013: “Cada nuevo año trae consigo la esperanza de un mundo mejor. 
En esta perspectiva, pido a Dios, Padre de la Humanidad, que nos conceda la concordia y la paz, para que se puedan cumplir las aspiraciones de una vida próspera y feliz para todos”
Al frente del gobierno americano va a estar un ciudadano prototipo de la sociedad multicultural, multilingüe, compleja y luchadora como lo es Estados Unidos.
El abogado y líder comunitario Barack Hussein Obama jurará a mediados de enero como el cuadragésimo cuarto presidente del país.
Será su segundo término en el oficio. Llegó la primera vez con una promesa: “Nosotros podemos” En esta etapa que comenzará dentro de pocas semanas tiene el reto de hacer realidad ese “Podemos” que traiga la concordia y la paz a cada ciudadano del país.
Todos miramos el futuro deseando y luchando por una vida próspera y feliz.
El tiempo pasado no fue mejor. Lo mejor está por venir con el esfuerzo de todos.
Tertuliasiglo21@aol.com 

martes, 11 de diciembre de 2012

UN HOMBRE

Pictures: By Father Tomas del Valle-Reyes
Hace tiempo,
allí donde la memoria se pierde, hubo un grupo de hombres y mujeres inquietos. No estaban contentos con el mundo que les rodeaba. Demasiadas represiones, demasiados odios, demasiada explotación.
Un día vieron aparecer por entre los muelles apestosos a pescado podrido a un hombre alto, con paso rápido, con energía. No era uno de los habituales compradores de pescado. Mirada profunda y a la vez caliente y tierna. Sus musculosos brazos denotaban que era un duro trabajador. Empezó a conversar con unos y otros. Pronto la gente le rodeó. Hablaba distinto de como lo hacían las autoridades, a pesar de que no parecía pertenecer a ningún clan o grupo. 
Para que le oyeran mejor y para no caerse en el lago, le pidió permiso a uno de los dueños de las barcas para treparse en una de ellas y, desde allí, tener una mejor perspectiva y, a la vez, que le vieran y oyeran mejor. Y con energía y ternura empezó a contar que Dios es como un Padre. Que lo que mira es el corazón. Que la opresión, el odio, la indiferencia, no necesariamente tienen que durar siempre. Que, en definitiva, lo único importante en esta vida es amar y compartir con los demás.
El patrón de los pescadores, el que le había prestado la barca, se fue detrás de él. El empleado de los taxes vio que quizás había más posibilidades de aumentar sus rentas acompañándole. Incluso un terrorista, del grupo de los zelotas, se dejó convencer.

Compartieron casi tres años. Vieron muchas cosas. Algunas no las entendieron. Otras les desconcertaron. La gente, muchas veces apestosa por no bañarse o por el edor de las enfermedades, los rodeaban. En alguna ocasión no tuvieron siquiera para comer. Los que sabían de religión los miraban mal. Total, todo un fracaso la aventura de seguir a aquel hombre extraño que, a pesar de todo, tenía un algo que impedía dejarlo.
Al final aquel hombre alto, fuerte, que atraía de una forma extraña, que no dejaba indiferente, fue masacrado por los romanos. Pensaron los que le siguieron que todo se había acabado y por primera vez en mucho tiempo, se sintieron desamparados y asustados. Pero para sorpresa suya, algunas de las mujeres del grupo, al ir al sepulcro donde lo habían dejado volvieron asustadas y pasmadas. Decían que no estaba en el sepulcro. Que unos individuos vestidos de blanco, les habían dicho que no buscaran entre los muertos al que había resucitado… Estaba vivo.

No lo podían creer. Encerrados por miedo estaban asustados cuando se les hizo presente. Efectivamente, estaba vivo!!! Y no una, sino varias veces se les hizo presente.
En una de esas apariciones le dijo al patrón del barco que se olvidara de sus negaciones, que lo amaba, lo perdonaba y, sobre todo, le ponía al cargo de todos aquellos que habían creído en su mensaje. Que se preocupara de todos ellos. Unas semanas después se desapareció para siempre.
Pero a los pocos días les pasó algo que nunca supieron definir, pero el caso que se les quitaron las dudas, se les fueron los miedos, empezaron a ver y comprender todo lo que aquel individuo les había dicho y enseñando. Empezaron a ver la vida con ilusión, con esperanza, con amor.

Y les entró de repente un deseo de anunciar a todos todo lo que habían vivido y visto. Al principio lo hicieron de boca en boca. Luego se dispersaron por todas partes. Llegaron hasta la capital del Imperio. Formaron grupos, pusieron por escrito sus experiencias para que no se perdieran
De todo eso han pasado cerca de dos mil años.

Ahora, uno de los sucesores del dueño del negocio de la barca, quiere seguir anunciando el mensaje del hombre alto de la Galilea, aquel que siempre sonreía e invitaba a los niños, a los sencillos, a estar cerca. No va a usar barcas, ni a dar gritos. Ya eso no se estila.


En vez de usar las vías romanas, los barcos y las caravanas, los viejos libros y papiros, va a usar las nuevas redes de comunicación, que tienen nombres como twitter, Facebook, sónico, y un largo etcétera. Porque ese viejo maestro quiere seguir anunciando que Dios nos ama, que no estamos solos en el mundo, que la felicidad a pesar de muchos problemas, la podemos alcanzar. El que convenció a los pescadores, al empleado de los taxes, al guerrillero zelota, sigue convenciéndonos a nosotros.

martes, 4 de diciembre de 2012

La Vida de Jesucristo! La Sensibilidad de Lucas



javascript:void(0)

viernes, 30 de noviembre de 2012

PALESTINA 65 AÑOS DESPUES

All Pictures by Father Tomas Del Valle-Reyes
Diciembre 3, 2012
Se le atribuye a Goebbels el concepto de que una mentira muchas veces repetida termina convirtiéndose en verdad. Y si hay algo donde eso se ha cumplido ha sido en Medio Oriente.
Desde los “Protocolos de los sabios de Sion” a las declaraciones del Presidente de Irán, la historia de parte del Imperio Otomano ha estado llena de mentiras que nos parecen verdades irrefutables.
El siglo XIX estuvo marcado por grandes represiones contra los grupos étnicos en la Rusia de los Zares. judíos se vieron encerrados en los pogromos, de los cuales nunca se salía si no era para el cementerio. Tal situación llevó, entre otras cosas, a un revivir del eterno deseo de la vuelta a Sion. Era un camino largo hacia la felicidad. Empezaron poco a poco soñadores y devotos que no tenían nada que perder a llenar las zonas desérticas y pantanosas de la Galilea. movimiento sionista era “una revuelta contra el destino judío…querían redimir al pueblo judío no explotando la mano de obra árabe, sino "conquistando” trabajo y…arrimando sus hombros al arado y empeñando su fuerza y su sangre para fertilizar la tierra” (Shlomo Ben-Ami)
Inglaterra y Francia, en los primeros 40 años del siglo XX se dieron a la vieja tarea de dividir para vencer. Había que repartirse el poderoso Imperio Otomano que llevaba siglos controlando la zona.

Siria y Líbano quedaron bajo la tutela francesa. Arabia, Kuwait, Irak, Egipto, Jordania y el Protectorado de Palestina fueron sometidos a los arbitrios de Inglaterra. Brindaron promesas para entusiasmar a muchos y engañar a todos, como fue la Declaración Balfour, según la cual se declaraba formalmente la creación de un hogar nacional judío en el territorio ocupado por el Protectorado Inglés de Palestina. largas las discusiones, los desengaños, las medias verdades y terrible el sufrimiento para dos pueblos, el árabe y el judío. Aquellos dos grupos humanos que, en palabras de Golda Meir, están condenados a entenderse.
El 29 de noviembre de 1947, en las Naciones Unidas, fue aprobada la partición de Palestina y la invitación a la creación de dos estados, el Estado de Israel y el
Estado Árabe. Seis meses después Ben Gurión declaraba la independencia de Israel.
El 29 de noviembre de 2012, 65 años después de la Partición, la parte árabe del Protectorado Inglés de la Palestina, ha sido reconocida por parte de las Naciones Unidas como el Estado Palestino bajo la categoría de Observador, esto es, un Estado sin voz ni voto, en el mismo nivel del Estado del Vaticano. Se necesitaron cerca de media docena de guerras, dos intifadas, un muro de contención, un sinfín de asentamientos, varios tratados de paz sin valor algunos de ellos, un montón de engaños, para llegar a esta situación.

Los palestinos tienen su reconocimiento simbólico. La pregunta es si tienen los líderes audaces y valientes que les entusiasmen y les lleven a una paz definitiva, a la creación de un hogar, un estado legítimo donde se respeten las normas más elementales.
Siempre que he visitado la zona observo el mismo deseo por ambas partes: Paz y Tranquilidad. Ambos necesitan lo mismo, líderes que les den confianza, que les guíen. Ambos grupos están cansados de tanto engaño, tanta sangre, de tanta desilusión y frustración. Ojalá Jerusalén algún día haga honor a su nombre, la Ciudad de la Paz.
Tertuliasiglo21@aol.com 

jueves, 15 de noviembre de 2012

sábado, 3 de noviembre de 2012

LO QUE SANDY NO SE LLEVÓ


Noviembre 4, 20012
Todo fenómeno natural de cierta envergadura suele sacar a flote lo mejor y peor del ser humano.El huracán Sandy, nos dejó desbaratos y descompuestos. Entró como un león y salió como un ratón. Lo malo no fue Sandy. Lo malo fue la secuela que nos fue dejando. Y esa ha sido de destrucción, sudor y lágrimas. Y todo por olvidadizos. El hombre moderno se ha olvidado que la naturaleza hay que respetarla.
Entre Descartes y Kant nos lavaron el cerebro. Empezaron diciéndonos que ya que pensábamos, era señal de que existíamos, con lo cual pasábamos a un individualismo, a un aislarnos de la naturaleza, de las cosas, de la comunidad, de todo.
Fue el gran descubrimiento del ser humano egoísta y centro del mundo. Ya la naturaleza no importaba.

Años después un filósofo español llegaría a afirmar “Primero yo, luego nadie, a continuación lo demás” Es el “Me, Myself and I” Con todo eso, luego pasa lo que pasa y nos extrañamos. Pues pasa que el calentamiento global está provocando una mayor intensidad y abundancia de huracanes. Está llevando a unos inviernos más fríos, unas sequias mas extensas, unas inundaciones salvajes, a la contaminación y destrucción del medio ambiente.

Pero que no cunda el pánico. Sandy trajo cosas positivas. Ha sacado de los habitantes de las zonas que ha visitado lo mejor y peor del ser humano.
Nos ha mostrado que sí, que es cierto aquello de que Dios perdona siempre, el hombre de vez en cuando pero la Naturaleza NUNCA perdona.
Nos ha dado una lección de respeto. Pero también nos ha hecho ver que, ante las desgracias de este tipo, nos olvidamos si somos republicanos o demócratas, blancos o afroamericanos, ricos o vivimos del welfare, legales o con papeles, trabajadores de Wall Street o simple deliverys o camareros. Somos seres humanos que nos hemos sentido afectados por una manifestación de las fuerzas de la naturaleza que ha querido arrasarnos y destruirnos. 
Pero simplemente no ha podido con nosotros.

Hemos visto al judío devoto dando la mano al musulmán que se le anegó la casa de agua. Al hispano haciendo ración extra de asopao, tamales y termos de café para compartir con el vecino irlandés que vive frente de su casa y que se quedó sin luz y agua.
Al del Village que lleva sin electricidad ni se sabe los días, yendo a dormir en un matre inflado en el apartamento del amigo en el Alto Manhattan, donde se libraron de lo peor, y les sobra agua, luz y, sobre todo, cariño. Al dueño de vehículo que, generosamente, llevaba al desconocido hasta su trabajo o hasta su casa.

También hemos visto al pillo, al tramposo, al aprovechado que cobraba doble por la gasolina, el galón de agua, la tacita de café o lo que fuera necesario. De esos abundan en estas circunstancias.
Sandy no se ha llevado las ganas de luchar, vivir, seguir hacia adelante que caracterizan al ciudadano de Nueva York.
Aquí vivimos y aquí nos quedamos. Dicen que cuando uno se cae en las calles de NY nunca se va de la ciudad. Sandy nos tumbó. Eso significa que no nos vamos. Septiembre 11 no pudo con nosotros. Nos hirió de muerte, pero nos levantamos. Sandy no va a impedir que salga de nuevo el sol para nosotros.
Tertuliasiglo21@aol.com

viernes, 19 de octubre de 2012

TENGO UNA PREGUNTA PARA USTED

Octubre 21, 2012 Según la Constitución, cada cuatro años los ciudadanos son llamados a elegir a su Presidente y Vicepresidente. 
Una vez ejercido el voto, toca todo un ceremonial para la toma de posesión. Y al día siguiente empieza la campaña oficiosa para la relección. 
Encuestas de análisis, proyecciones, etc. El cuarto año de toda presidencia está marcado por unas campañas salvajes de captación de votos. Todo vale, al menos así parece, con tal de obtener votos. Desde la campaña electoral que enfrentó a John F. Kennedy y Richard M. Nixon se introdujo un espectáculo más en las contiendas electorales: los debates entre los candidatos a través de la televisión. Este año toca elegir a las dos personas que en los próximos cuatro años regirán los destinos de Estados Unidos y, en cierta forma, del mundo. Hasta el momento ha habido de todo en las campañas de ambos lados.

También debates. En el último de ellos hubo un grupo de ciudadanos con derecho al voto que hicieron una serie de preguntas a los candidatos, los cuales trataron de resolver y clarificar. Si hubiera tenido la oportunidad de participar en dicho debate habría hecho ciertas preguntas a los candidatos, como por ejemplo, ¿por qué nos engañan con la reforma migratoria? Según datos hay unos 12 millones de personas en el país sin documentos de residencia. Son doce millones que trabajan con salarios por debajo de lo legal. Están manteniendo una economía sin control. 
El legalizarlos supone que los salarios deben ser los justos, las condiciones de trabajo las legales, los derechos, todos los que marca la ley. Obviamente también las obligaciones. Eso supone unos costos extra que las empresas y las agencias gubernamentales no están dispuestas a asumir. ¿Por qué nos hablan del derecho a la vida del no nacido y no del ya nacido que está desempleado, vive en apartamentos insalubres, no tiene para sus medicinas, lo rechazamos por el color de su piel, por sus creencias, porque habla un idioma distinto? Hay cerca de un 47% de esa la población que tiene que vivir gracias al gobierno porque muchos de ellos no han tenido acceso a un trabajo digno, a una educación, a un modo de vida como todo ciudadano se merece. 
¿Por qué se abandona a lo mejor de nuestra juventud que ha servido en las fuerzas armadas, en guerras sin sentido (¿alguna lo tiene?) que al regresar al país son tratados como apestosos, sin derechos, viviendo del welfare y de la caridad, víctimas del alcohol, las drogas, la depresión y el suicidio? ¿Por qué no nos preocupamos de nuestros ancianos? 
Si hoy los Estados Unidos es un país libre, grande, acogedor, se debe a tantos ciudadanos anónimos que construyeron la sociedad que vivimos y disfrutamos. Ahora son ancianos y no nos preocupamos ni siquiera de que puedan comprar sus medicinas y de que vivan su ancianidad con dignidad. ¿Por qué montamos factorías en otros países donde producimos muchas de las cosas que se podrían hacer en Estados Unidos? ¿No será que las instituciones que nacieron para ayudar a los trabajadores ya no sirven, que se preocupan más de sus intereses que del trabajador? Son muchas las preguntas que tenemos derecho a que se nos aclaren. Hagámoslas y en conciencia votemos. Al que sea. Pero votemos. No nos quedemos en casa el día de las elecciones. 
Tertuliasiglo21@aol.com 

jueves, 4 de octubre de 2012

DIOGENES, ¿DÓNDE ANDAS?

Octubre 07, 2012      Cuenta la Historia que en Corinto, hace par de miles de años, vivía un tipo nada convencional. Medio excéntrico. Un tonel de madera era su morada. Apenas cubría su cuerpo.
El comer, beber y acumular no entraban en sus prioridades. Era conocido, respetado e insultado con frecuencia. Sus consejos eran escuchados. En cierta ocasión se le vio caminando por medio de la ciudad, a pleno sol del día, con una lámpara encendida tratando de buscar algo.
La reacción de la gente fue variada. Unos pasaron de largo ignorándolo. Otros se rieron de él. Una nueva loquera de Diógenes. Pero alguno se acercó y le preguntó qué buscaba. Enderezándose, miró a los ojos del que le cuestionaba y simplemente le respondió: “busco un hombre” Habría que resucitar a Diógenes para que nos ayude a buscar un hombre. O una mujer. Que nos ilusione.
Que nos ayude a soñar. Que nos dirija. Que infunda esperanza y razones para vivir, para luchar, para construir un mundo mejor del que hemos recibido de nuestros mayores. No tenemos líderes que nos convenzan, ilusionen y dirijan. Hace unos días tuvimos un debate presidencial donde uno de los candidatos se presentó con cara de aburrimiento, con promesas difíciles de cumplir y más difícil de creer. Poco ilusionante. Era un trámite más en la Campaña Electoral: discutir cara a cara con el contrincante. El otro dando unas esperanzas de un más de lo mismo, el poder para el dinero, por el dinero y sobre el dinero. Cómo se consigue, cómo se gasta. En estos días estamos asistiendo a una elección presidencial en América Latina que nos da dos opciones: o más de lo mismo, sangre sudor y lágrimas con fórmulas trasnochadas, llenas de populismos, violencia, corrupción, que han demostrados ser ineficaces. O también unas concertaciones de poder para salir de las situaciones de pobreza y miseria. Europa anda a la deriva. Se hecha de menos figuras como el cuarteto formado por Adenauer, De Gaulle, De Gasperis y Strauss, Padres de la Unificación Europea en los años cincuenta. Sus sueños de unidad y respeto desde la diversidad se han convertido en la pesadilla del euro, en un continente falto de liderazgo, cada vez más viejo y sin cambio generacional. Se vive un invierno de ilusiones y vida sin perspectivas de una primavera de esperanza. Lejos quedan aquellas consignas de los sesenta: “seamos consecuentes, pidamos lo imposible” “la imaginación al poder”. ¿Dónde están los Yeltsin y Gorbachov que ayuden a tumbar el Telón de Acero que nos impide ver más allá de nuestras narices? ¿Dónde están los Kennedy –“ciudadano no preguntes lo que el país hace por ti, sino qué haces tú por el país”-y los Reagan que ilusionaron y alentaron a la sociedad americana y le dieron el sentido de orgullo y dignidad para construir una América más fuerte a través de la paz, un mundo mejor, ayudando a terminar con totalitarismos? ¿Dónde están los Juan Pablo II y los líderes religiosos que invitaban a construir un mundo en el cual tuviera cabida Dios, un mundo donde no hubiera miedo a vivir y construir la paz a través del respeto? Diógenes ¿dónde andas? Ven con tu lámpara. Ayúdanos a buscar un líder que nos ilusione, nos ayude a construir un mundo mejor. Los que se dicen líderes no nos retan, no sirven.
 Tertuliasiglo21@aol.com

domingo, 23 de septiembre de 2012

JESUS Y SU ESPOSA

Septiembre 23, 2012
Desde hace unos días el mundo se vio sorprendido por unas afirmaciones provenientes de un fragmento de papiro del siglo IV redactado en copto, la antigua lengua de los cristianos egipcios, según las cuales…Jesús les dijo…Mi esposa” y posteriormente continúa---“ella está capacitada para ser mi discípulo…” Varias preguntas plantea esta noticia singular. Para analizar la validez de las afirmaciones hay que conocer el texto, dentro de un contexto, ya que, de lo contrario, tendríamos un buen pretexto para sacar conclusiones incorrectas.
 Dicho papiro fue escrito hacia el año 350. Probablemente es traducción de un texto griego anterior de mediados del siglo II elaborado en medio de la gran controversia gnóstica que se dio en los primeros dos siglos del cristianismo. Los investigadores que han hecho la presentación gozan de credibilidad en el mundo académico. De ser auténtico se afirma que algunos cristianos del tiempo de la gran crisis gnóstica del siglo II afirmaban que el alma del creyente era Esposa de Jesús, con lo cual celebraban una especie de sacramento de las nupcias sagradas del fiel cristiano y el Cristo Hijo de Dios.
 Lo que este pasaje afirma (aunque con palabras que hasta ahora no se conocían) está al fondo de lo que sabemos desde siempre sobre el Gnosticismo, esa gran corriente filosófico-teológica que se infiltró en el cristianismo naciente del primer siglo, y contra la cual combatieron tanto San Juan como San Pablo al igual que los principales teólogos de los siguientes siglos. No aporta por tanto ninguna novedad. Va en la línea de Santa Teresa de Jesús (y de miles de cristianos posteriores) que llamaban a Jesús "mi esposo" Los textos del NT hablan mucho (y críticamente) de la familia de Jesús; hablan de "su madre y sus hermanos, su padre José,"... Pero en ningún momento aluden a una posible mujer que él haya tenido. En aquel momento, el matrimonio no podía "esconderse" era un hecho público. Así lo vemos afirmado de Pedro. Si Jesús estuviera casado lo habrían dicho. Jesús opta por una forma de vida célibe por motivos religiosos. J. Meier, el teólogo norteamericano que probablemente mejor ha investigado la vida de Jesús así lo afirma. En el momento de su ajusticiamiento están presentes varias mujeres con nombres y “apellidos”: María, la de Salomé; María, la madre de Jesús; María, la de Magdala. Si estuviera casado su esposa habría estado presente: “la de Jesús” La controversia es vieja. Es la reflexión sobre el Jesús de la Historia y el Jesús de la Fe. Del primero sabemos poco y fragmentado. La primera generación de sus seguidores y amigos no dieron importancia a muchos aspectos de su vida personal. Para ellos lo más destacable fue su mensaje, una nueva forma de ser y de vivir en el mundo. Los demás detalles fueron secundarios. Es a partir de la segunda generación de creyentes que empiezan a elaborarse una especie de biografías que empiezan transmitiéndose de forma oral. Es a partir del año 70 cuando empiezan a ponerse por escrito de forma más organizada sus enseñanzas. De ahí la abundancia de escritos aglutinados bajo el nombre de Evangelios Apócrifos. Los cuatro que nos han llegado como oficiales, (Mateo, Marcos, Lucas, Juan) están más preocupados en transmitirnos su enseñanza que en darnos una biografía. No hay Códigos Secretos ni herencias merovingias. Tertuliasiglo21@aol.com

viernes, 7 de septiembre de 2012

LA SILLA VACIA

Columna septiembre 09, 2012    Hace unos días concluyeron las Convenciones Políticas Republicana y Demócrata. Ambas fueron un espectáculo de luz, colores, discursos, promesas que nunca se cumplirán, y al final, la designación de los cuatro candidatos que se enfrentarán en las urnas en noviembre. En el país hay registrados 55 partidos políticos a nivel nacional y 31 a nivel regional, sin embargo las elecciones se han convertido en un mano a mano entre el viejo partido demócrata fundado en 1792 y el no tan joven republicano que nació oficialmente en 1854. Los demás sirven de adorno.
Las dos convenciones de este año se recordarán por la presencia de dos personas fuera de lo común, representantes del genuino pueblo americano.Los republicanos invitaron al veterano actor Clint Eastwood y los demócratas al ex presidente Bill Clinton.
El republicano, rudo, fuerte, símbolo de la América luchadora que mira retadora al futuro e impone la justicia, aunque sea a bofetadas, intentó crear un diálogo con una silla vacía, en la cual estaría sentado el candidato del partido demócrata, al cual se le pide cuentas. El policía rudo, el pistolero matón no admite que las promesas hechas hace 4 años no se hayan cumplido. Y para que se cumplan hay que sentar en esa silla a otra persona que logre levantar la economía (“la economía, estúpido, la economía”) disminuya el desempleo, se desentienda de los emigrantes, acabe con las aventuras militares que un presidente republicano metió al país, haga más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, desempolve del pasado la vieja consigna de “América para los americanos” Y ese no es otro que Mitt Romney .
Los demócratas llevaron al escenario a uno de los ex presidentes más controversiales, pero a la vez, más eficientes que ha tenido el país, Bill Clinton.
Clinton incendió la convención demócrata con una defensa apasionada de Obama. Varias son las razones por las cuales se le invitó al podio de oradores.
La primera es su popularidad. Desde que dejó el poder en 2001 no ha dejado de crecer. Ha llegado a un 69 % la más alta desde que fuera elegido gobernador de Arkansas.
En segundo lugar cabe destacar el legado económico dejado. Lo pudo lograr en parte por su capacidad para trabajar con los republicanos y sus cuatro años consecutivos de superávit en las cuentas públicas.
Cabe destacar como tercer punto que Clinton es el ídolo de la clase obrera blanca, con la cual Obama nunca ha logrado conectar. Barack llegó a la presidencia gracias a los votos de hispanos, jóvenes, mujeres y afroamericanos. Pero no logró convencer a los varones blancos del Medio Oeste.
Como cuarto punto está la conexión con los “baby-boomers” los americanos nacidos después de la Guerra. Disfrutaron sus mejores momentos de la vida bajo la presidencia de Clinton. Son muchos y sus votos decisivos. Obama necesita esos votos, el respaldo de esa generación, y nadie mejor que Clinton para conseguirlo.
Quedan escasamente dos meses para elegir a la persona que ocupe la silla vacía desde la cual se regirán los destinos de este país, y en gran parte los del mundo. Esa es la preocupación ahora del pueblo americano. Lo demás, pasa a segundo plano, como por ejemplo el aniversario de las Torres Gemelas. Nadie lo mencionó en las Convenciones. Ya es historia pasada, Bin Laden ya no existe. Lo matamos
Tertuliasiglo21@aol.com

miércoles, 22 de agosto de 2012

CHINOS VERSION 3.0

Agosto 26, 2012 (Pictures by: Fr. Tomas Del Valle-Reyes)
Las nuevas tecnologías nos han traído nuevos lenguajes y expresiones. Hablamos de los sistemas operativos de las computadoras, de los teléfonos inteligentes (¿alguna vez hubo teléfonos estúpidos?) y los vamos catalogando de acuerdo a su antigüedad memoria y funcionalidad.
Las versiones avanzadas de muchos de estos aparatos electrónicos suelen llevar el denominador numérico que indica la generación a la que pertenecen. Con el pueblo chino, esa compleja masa humana de más de mil trescientos millones de personas y 56 etnias distintas, ocurre algo parecido.
Existen los chinos versión 1.0. Son aquellos que nacieron en una tierra dividida, herida por la guerra y la invasión japonesa, crecieron a la sombra de un líder, Mao, y a pesar de demasiada sangre, sudor y lágrimas, lograron construir un país. Estos chinos serían el equivalente de los “baby boomers” aquellos americanos nacidos después de la Segunda Guerra y que soñaron con un mundo distinto, un mundo donde la utopía era posible.
Esta generación china 1.0 logró para sus hijos un bienestar, una educación, un modo de vida aceptable en una economía colectiva y dirigida desde las altas instancias del poder.
Pagaron un precio muy alto: la Revolución Cultural, las consignas y el Libro Rojo de Mao, los desastres agrícolas, formaron parte de sus vidas. Nada espiritual, nada cultural que no fuera del partido. Pero a los hijos que no les falten la comida, la casa, la escuela.
Esto dio paso a una segunda generación, los chinos versión 2.0, los cuales ha tenido acceso a la educación, a puestos de trabajo en las multinacionales que, cual nuevos invasores, sembraron el país de factorías, contaminaron a niveles sin precedentes, destruyeron campos, plantaciones y pastizales.
El nivel de vida subió grandemente. Pero se llegó a la falacia de que no había espacio para todos y cada familia no podía tener más de un hijo. Y, a ser posible, varón.
Esta generación 2.0 ha logrado salir de los campos-según datos de 2011 el 51% de la población vive en zonas urbanas- tiene educación, buen nivel de vida, acceso a estudios, posibilidades de trabajo y de salir del país, bienes de consumo de alto nivel. Sus hijos son ahora los chinos versión 3.0   Los chinos 3.0 son nietos de los que crecieron con la Revolución. Han nacido en un medio ambiente saludable, con niveles de vida que sus abuelos nunca pensaron obtener. Esta generación está demandando algo que han visto no tienen. Están buscando una trascendencia a sus vidas. Están buscando una religión, una espiritualidad. No importa sea Budismo, Cristianismo o la antigua Tradición Taoísta. Los centros de culto están llenos. Los templos católicos han tenido que poner pantallas gigantes en las afueras porque ya no caben los feligreses dentro. Se calcula que en China hay cerca de 350 millones de cristianos y 80 millones de musulmanes Estos chinos versión 3.0 están también cuestionando por qué no pueden tener hermanos. Ven que proceden de familias numerosas. Constatan cómo los valores genuinamente chinos, las tradiciones, la cultura, la familia, van a desaparecer con ellos. Del cuestionamiento a la acción hay poca distancia. No hay que olvidar que la generación 3.0 viene equipada con memoria de cinco mil años de historia. ¿Estaremos asistiendo al nacimiento de una Primavera China? En un mundo tan enigmático y complejo como el chino, todo es posible.
Tertuliasiglo21@aol.com