Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 27 de diciembre de 2012

¿CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE MEJOR?


Columna Diciembre 30, 2012
Uno de los grandes poetas de la lengua castellana,
Jorge Manrique, glosando la muerte de su padre nos dejó unas coplas que siguen resonando especialmente cuando nos acercamos a un final de año.
Estamos concluyendo 2012. Es un año más de este complejo siglo XXI que recién acabamos de comenzar.
Sea en lo político, lo social, lo religioso, lo económico, o en lo personal el año que concluye es para no olvidar y, habría que cuestionarnos si este tiempo pasado ha sido mejor.
Este año que concluye nos trajo la culminación de las primaveras en ciertos países musulmanes. No han sido manejadas con la visión de los grandes líderes.
Mientras la primavera hacía hervir las multitudes deseosas de libertad, de esperanza y de un mundo nuevo, en el Occidente llamado cristiano se vivía- y sigue viviendo- un otoño tardío muy cercano al invierno tanto político como económico, social, poblacional o religioso.
La depresión y el miedo al futuro están destruyendo el estado de bienestar, la paz y la tranquilidad de las sociedades occidentales.
Los buitres de la guerra y la violencia, ávidos de carroña, están ampliamente revoloteando por nuestro mundo.
Siria, con su guerra fratricida, Mali, Somalia, Afganistán, la escuela de Newtown, el cine de Aurora, la universidad de Oakland, el templo sij en Wisconsin, la entrada del Empire State, el balneario de Milwaukee, la factoría de Minneapolis han sido lugares empapados de demasiada sangre inocente a lo largo de este largo 2012 con el que terminaremos un ciclo de vida.
Y ya que el mundo no se acabó en 2012 como muchos aseguraban, ni hubo los días de tinieblas como otros tantos soñaban, eso significa que debemos mirar hacia adelante. Tenemos el reto de construir un mundo mejor del que hemos recibido de nuestros mayores, como afirmaran hace exactamente 47 años los obispos católicos al concluir el Concilio Vaticano II llevado a cabo para renovar la Iglesia. 

Y es tiempo de que la sociedad americana empiece a responder al reto que el presidente Kennedy planteó en su toma de posesión, que no le preguntemos al país lo que puede hacer por los ciudadanos, sino lo que los ciudadanos pueden hacer por el país.

En la Iglesia está al frente de la misma un anciano profesor ya en el declive de su vida, que nos recuerda a comienzos del año 2013: “Cada nuevo año trae consigo la esperanza de un mundo mejor. 
En esta perspectiva, pido a Dios, Padre de la Humanidad, que nos conceda la concordia y la paz, para que se puedan cumplir las aspiraciones de una vida próspera y feliz para todos”
Al frente del gobierno americano va a estar un ciudadano prototipo de la sociedad multicultural, multilingüe, compleja y luchadora como lo es Estados Unidos.
El abogado y líder comunitario Barack Hussein Obama jurará a mediados de enero como el cuadragésimo cuarto presidente del país.
Será su segundo término en el oficio. Llegó la primera vez con una promesa: “Nosotros podemos” En esta etapa que comenzará dentro de pocas semanas tiene el reto de hacer realidad ese “Podemos” que traiga la concordia y la paz a cada ciudadano del país.
Todos miramos el futuro deseando y luchando por una vida próspera y feliz.
El tiempo pasado no fue mejor. Lo mejor está por venir con el esfuerzo de todos.
Tertuliasiglo21@aol.com 

Publicar un comentario