Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

martes, 26 de marzo de 2013

PRIMER SALUDO
DEL SANTO PADRE FRANCISCO

(Sacado de la Página oficial del Vaticano. Vatican.va )


Balcón central de la Basílica Vaticana 

 Miércoles 13 de marzo de 2013 


Hermanos y hermanas, buenas tardes. 


Sabéis que el deber del cónclave era dar un Obispo a Roma. 


Parece que mis hermanos Cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo..., pero aquí estamos. 


Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene a su Obispo. 


Gracias. Y ante todo, quisiera rezar por nuestro Obispo emérito, Benedicto XVI. 


Oremos todos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo proteja. 


(Padre nuestro. Ave María. Gloria al Padre). 

Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. 
Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a todas las Iglesias. 

Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. 

Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. 

Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad. 

Deseo que este camino de Iglesia, que hoy comenzamos y en el cual me ayudará mi Cardenal Vicario, aquí presente, sea fructífero para la evangelización de esta ciudad tan hermosa. 

Y ahora quisiera dar la Bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la Bendición para su Obispo. 

Hagamos en silencio esta oración de vosotros por mí....

Ahora daré la Bendición a vosotros y a todo el mundo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.
(Bendición). 


Hermanos y hermanas, os dejo. Muchas gracias por vuestra acogida. 


Rezad por mí y hasta pronto. Nos veremos pronto. Mañana quisiera ir a rezar a la Virgen, para que proteja a toda Roma. 


Buenas noches y que descanséis.
Publicar un comentario