Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

viernes, 7 de junio de 2013

¿A QUIEN LE IMPORTA EL PROBLEMA SIRIO?

Junio 09, 2013

La ilusionante Primavera Árabe tal parecería que se ha estancado en un largo otoño en Siria.
 Todo empezó hace años en Túnez, donde la muerte de un simple vendedor callejero desató la mayor revolución no armada en la milenaria historia del Islam.
Libia y Bahréin fueron pequeños países en los cuales hubo un nuevo amanecer.
La situación se complicó cuando el gran gigante, Egipto, sintió los aires primaverales del cambio exigido por las nuevas generaciones que utilizaron el arma del internet, los teléfonos inteligentes y el boca a boca.
Era de esperar que Siria siguiera los pasos de Egipto. Los Mubarak y los al-Asad ya estaban caducos. Tiempo era del cambio. La sociedad siria reclamaba, como sus países hermanos, más libertad, más democracia plena, un mayor respeto de los derechos humanos.
Así empezó todo en 2011.

Pero las cosas no fueron ni son fáciles. Se cuentan por millones los desplazados, miles los muertos y cientos las ciudades y pueblos destruidos y todo va hacia peor.
Ahora lo que se pide es la renuncia, el arresto y la ejecución de Bashar al-Asad, el presidente sirio.
Las confrontaciones en Siria llevan camino de ser irresolubles.
Según un analista político de la BBC, J Marcus, el conflicto se está convirtiendo en un sangriento callejón sin salida.
Ninguna de las partes actualmente es capaz de salir victoriosa y
entre más tiempo continúen los combates peor será la catástrofe humana y mayores las posibilidades de que el conflicto se transforme en una guerra regional.

Siria ha sido un país conformado por diversos grupos étnicos y religiosos, con una larga historia, la cual aparece reflejada incluso en la Biblia. 
Fue precisamente en este país, en Antioquia, donde por primera vez los seguidores de un judío proveniente de una provincia marginal del Imperio Romano, empezaron a llamarse cristianos.
Los 21 millones de habitantes actuales del país están conformados por una mayoría musulmana sunita (74%) dos minorías, la alauita y la cristiana, con un 10% cada una y representantes menores de otras comunidades, entre las que destacan los kurdos. 
La unidad nacional siempre ha sido difícil.

La oposición que ferozmente combate contra el gobierno de al-Asad está conformada por una amalgama de líderes exiliados, grupos clandestinos de la izquierda revolucionaria marxista, islamistas, nacionalistas, militares desertores y, según parece, yihadistas vinculados a Al Qaeda. Pero, ¿cuál es la Siria que quieren los opositores al régimen de al-Asad?
El Ejército Libre Sirio pide una Democracia a través de la lucha armada. El Concejo Nacional de Siria, compuesto por 13 partidos de izquierdas, tres partidos kurdos y diversos activistas independientes, buscan una apuesta nacionalista y de diálogo con el gobierno.
No podía faltar en este conflicto la presencia de al Qaeda, que aun cuando no es muy fuerte, está presente y aboga por una fusión entre Siria e Irak para formar un gran estado islámico.
Por último ha surgido un nuevo grupo formado por militares disidentes y prófugos que abogan por una transición al estilo egipcio.
Ya sobrepasan el millón y medio los refugiados y desplazados. Jordania, Turquía, Líbano, Irak y el Kurdistán Iraquí les están acogiendo.
Más sangre, sudor y lágrimas para la población civil iraquí. La Primavera Árabe se convirtió en un frio invierno y un cruel infierno para los sirios. Pero después de todo ¿a quién le importa el conflicto sirio?
email: Tertuliasiglo21@aol.com 
Publicar un comentario