Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

domingo, 13 de diciembre de 2015

¿POR QUÉ NO PODEMOS DECIR FELIZ NAVIDAD?

(Columna del 2010)
Desde hace unos años cuando llega esta época hemos 
dejado de escuchar el Feliz Navidad, o el Merry Christmas. 
Se escucha y se ve por todas partes el “Felices Fiestas”. 
"Happy Holidays” y la verdad que parecería chistoso si no 
fuera que detrás existe algo mucho más serio e importante.
El utilizar ese saludo para estos días denota una ignorancia y un desprecio hacia la historia y las creencias de cerca del 40% de la Humanidad.
Para todos los cristianos, divididos en diversos grupos y ritos, estos días se dedican a recordar y actualizar el nacimiento de un judío que vivió en el siglo I en una provincial marginal del Imperio Romano.
Su vida, sus enseñanzas, sus formas de acercarse y acercarnos a Dios han sido la base del Cristianismo.
Si bien es cierto que no conocemos la fecha exacta de su nacimiento, sin embargo desde el siglo IV se llegó 
a un acuerdo de que fuera por estas fechas, las mismas que el calendario romano dedicaba al nacimiento del sol, las que se utilizarían para recordar el nacimiento de Jesús de Nazaret
su manifestación al universo ante unos reyes-astrólogos-adivinos.
 Se crearon una serie de historias basadas en los textos de los evangelios de Mateo, Lucas y Apócrifos.
La Edad Media fue prolífica en manifestaciones populares: canciones, adornos, escenificaciones, comidas. 
Fue el hijo de una emigrante francesa en Asís, apodado Francesco, Francisco, quien en la noche del 24 de diciembre de 1223 representó en una cueva próxima a una ermita, las escenas de la Natividad de Jesús según nos lo cuentan los evangelios.
En el centro de la Europa medieval se utilizaban los abetos, árboles de hoja perenne, de vida eterna, para recordar esa vida eterna que nos viene a los seres humanos a través de la figura de Cristo que nace en Belén.
Se unieron el árbol y el pesebre, la vida eterna del árbol con la vida y alegría del nacimiento de Jesús.
Pero de repente nos ha entrado un no sé qué por el cual se pretende borrar totalmente el mensaje religioso de estos días.
Se empezó utilizando a San Nicolás (en holandés Claus, en spanglish Santa Cló)
un simpático obispo de origen turco que llegaba a los Países Bajos a principios de diciembre llevando regalos a los niños. 
De Holanda pasó a New Amsterdam, o sea, New York.
Y aquí, en los años 30 una gran cadena de almacenes de todo, 
ubicada en la calle 34, llegó a un acuerdo con un fabricante 
de bebidas gaseosas, vistió de rojo a Santa Cló, (como sus logos y botellas) y montaron el gran negocio.
Ese negocio ha sido el que está matando el espíritu de estos días. 
Por eso no se puede decir Feliz Navidad, porque eso no vende.
¿Por qué nos extrañamos? Hemos sacado a Dios de Escuelas, Hogares, Hospitales. Que lo saquemos de las Navidades no debería sorprender.
Eso sí tenemos dioses nuevos. 
Son los billetes de Banco
Por eso en estos días decimos Felices Fiestas. 
Es la época en la cual vamos a los templos de los grandes almacenes, a las capillas de las tiendas, a honrar, y gastar, el dinero.
Es algo divino.
Para todos aquellos que aún creemos que Navidad es ver el rostro de Dios en la cara de un niño, FELIZ NAVIDAD !

Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario