Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 29 de agosto de 2009

NADA HUMANO ME ES AJENO

Con el fallecimiento del senador Edward Kennedy desaparece el único sobreviviente de una controvertida familia de origen irlandés.
El alcohol, Hollywood y la Política fueron los campos donde Joseph Kennedy forjó fortuna y fama, continuadas por sus cuatro hijos varones, todos ellos, excepto Ted, fallecidos en circunstancias trágicas y extrañas.
Aún se discute entre los historiadores qué pasó con el avión en que viajaba Joseph Jr durante la II Guerra Mundial en el momento de desaparecer.
Era la estrella del clan y el elegido para ser Presidente .
Al fallecer será John F. Kennedy quien ocupe su lugar y lleve a cabo el sueño del viejo patriarca de que uno de los suyos ocupara el sillón de la Casa Blanca.
Un francotirador solitario y extraño acabó con la vida de JFK.
Quizás algún día sepamos qué pasó realmente y quien estaba detrás del magnicidio de Dallas. Su hermano Robert asumió la responsabilidad de JFK, la de ilusionar a toda una generación y hacer realidad el sueño americano de libertad y progreso. Pero Robert se encontró con la muerte en el camino. Y al igual que la de su hermano, este crimen aún sigue esperando respuestas claras.
Edward tomó el liderazgo de la familia. Fue el León Audaz, el Patrón de causas justas y libertadoras. El Quijote de sueños imposibles. Acaba de fallecer como los viejos héroes del Oeste, con las botas puestas.
Pero toda obra de arte tiene luces y sombras para poderla apreciar en su totalidad. Sabemos de algunas de las luces de los Kennedy. También hubo sombras.
Durante la Ley Seca estaba prohibido el comercio de alcohol, pero no el de medicinas. Y algunos astutos comerciantes lograban comercializar el whisky como medicamentos. Joseph Kennedy fue uno de ellos.
El primogénito de la familia, Joseph, el héroe de la aviación americana, se había distanciado de su padre por el amor de una mujer con la cual estaba dispuesto a casarse en contra de la familia. Desapareció. Nunca se supo el cómo y el por qué
John fue un encantador de serpientes que ilusionó a toda una generación de americanos. Pero, ¿qué pasó con Bahía de Cochinos en el último momento? Por qué se envolvió en Viet Nam como lo hizo? ¿Cuán limpias fueron las elecciones que lo hicieron presidente? Y su relación con Marilyn Monroe? Y su activa vida sexual extramarital?
De Robert, Fiscal General de la Nación, siempre se dijo que sus amistades con elementos del bajo mundo y de las uniones obreras no eran muy limpias. ¿Por qué y por quién fue asesinado?
Edward se ha llevado a la tumba el misterio de una noche de verano en que murió una secretaria junto a la cual volvía de una fiesta. Sus infidelidades matrimoniales eran conocidas por todos. En la escuela fue un tramposo. Siendo estudiante universitario tuvo que tomar una clase de español. Cuando llegó el momento del examen final pagó a otra persona para que lo hiciera por él. La trampa se descubrió y tuvo un merecido castigo.
El país se benefició de los Kennedy, y ellos contribuyeron al bien del país. Los Kennedy nos recuerdan lo del poeta romano: “Nada humano me es ajeno”
Publicar un comentario