Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 10 de septiembre de 2009

Que Solos se quedan
los muertos

Sigue siendo actual Jorge Manrique: "Recuerde el alma dormida"
Hace ocho años el mundo, esa aldea grande donde todos vivimos, por poco se nos vino abajo.
Unos fanáticos, al menos así nos dijeron, en nombre de un Dios y de una Religión de Paz, nos metieron la guerra, el odio y la destrucción en la casa, en el cuerpo, en el corazón y, lo que es peor, en el alma.
Pasamos de la sorpresa al rencor. Nos sorprendió tanta barbarie y tanto odio. Nos tumbaron las Torres del Dinero y nos destruyeron el Castillo de las Armas. Nos vimos desprotegidos, solos, abandonados.
Y, estrujándonos el corazón, removimos los escombros para empezar de nuevo.
Ya han pasado ocho años de aquella tragedia.
Hace tiempo se disiparon el humo, el polvo y, casi, el recuerdo de las víctimas. Con la distancia que dan los años podemos pensar quizás un poco más serenamente.
Aquellos atentados fatídicos ocurrieron en el noveno mes del nuevo milenio. En el noveno mes del año 2001.
Parece como si la Humanidad hubiera estado preñada y hubiera dado a luz. Cuando una mujer pare, la criatura sale llorando, rasgando, embadurnada en sangre y todo es dolor y lágrimas para la madre y para el bebé.
Desde el momento que ocurre un nuevo nacimiento se le cambia la vida por completo a la familia. Pues pensemos que el 11 de septiembre del 2001 fue el día del nacimiento del siglo XXI.
El siglo XX lo llenamos de guerras, odios, destrucciones, divisiones, holocaustos, dictaduras, totalitarismos.
Y el Siglo XXI nació destruyendo los símbolos del poder económico, del poder militar, de las seguridades, de las cosas materiales, de todo aquello que caracterizó el siglo XX.
El 11 de Septiembre de 2001 se nos cambió la vida a todos.
A lo largo de los últimos ocho años lo que ha producido siglo XXI han sido tres guerras (Irak, Afganistán, Terrorismo) represión, violencia, odio al emigrante, pérdida de ilusiones y sueños. Hemos continuando destruyendo el medio ambiente.
Nos hemos vuelto más intolerantes, molestos, radicales, fanáticos. Las voces de la comprensión, la paz, y el amor han brillado por su ausencia.
Tal parecería que el siglo XX no hubiera acabado.
Tal parecería como si hubiéramos dado a luz un gemelo, un clon, una repetición del siglo anterior.
Tal parecería que desconocemos la historia y estamos empeñados en repetir los mismos errores. Mientras tanto, los muertos del siglo XXI se quedaron en el recuerdo, en la soledad de un cementerio, de una duna del desierto, de un montón de polvo y escombros de unas Torres derrumbadas.
De unas visitas de turistas, de un recuerdo anual cada vez más vacío y frio. Qué solos se han quedado.
Dicen que existe un Dios, al que cantamos que bendiga América, del que decimos que es amor, lento a la ira y rico en piedad, del que un judío marginal del siglo I nos dijo que era Padre. Ojalá ese Dios nos ilumine, nos guíe, no se olvide de nuestros muertos, tenga piedad de nuestro pueblo que, muchas veces se muere de nada, y nos ayude a construir un mundo mejor del que hemos recibido de nuestros mayores.

Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario