Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

viernes, 20 de mayo de 2011

LA GUERRA POR HACER EL AMOR

Mayo 22, 2011
¿Qué tienen en común Bill Clinton, 
Arnold Schwarzenegger, Dominique Strauss-Kahn y ciertos curas acusados de escándalo sexuales en los Estados Unidos? Todos ellos pertenecen a la llamada Generación Baby Boom.

Son aquellos ciudadanos nacidos pocos años después de concluir la Segunda Guerra Mundial. Son los que, en la década de los 60 eran jóvenes adolescentes. Aquellos que, en sus primeros años de universidad, se dedicaron a cantar consignas revolucionarias, protestar, llevar el pelo largo, fumar marihuana, darse pases de LSD, emborracharse, hacer el amor en cualquier lugar y con cualquiera, correr delante de la policía.

Cantaban canciones de los Beatles, Rolling Stones, Joan Báez, vestían ropa arrugada, pintaban flores por todos los rincones, huían del baño, de la autoridad, de cualquier compromiso. En plena guerra de Viet Nam Peace era la palabra siempre en sus bocas. De vez en cuando asistían a clase para descansar. Las consignas eran simples e impactantes: ““Haz el amor, no la guerra” "Seamos consecuentes, pidamos lo imposible” “El pueblo unido, jamás será vencido” Cuatro décadas después sufrimos los efectos colaterales de la resaca de aquellos babys boomers.

Clinton llegó a ser presidente de los Estados Unidos. Su mandato será recordado por sus aventuras sexuales con una estudiante en la Casa Blanca. “Hagamos el amor, no la guerra” gritó en su juventud. La guerra no la hizo, pero la fiebre sexual no se le ha ido.
Schwarzenegger es, en el cine, la personificación de la fuerza bruta, del robot de carne y hueso que no se inmuta por nada. En sus películas nadie se le resiste. Vence siempre. Acaba con todo y todos. Hizo la guerra en el cine. El amor donde no debía. Su familia ha sufrido unos daños colaterales que nunca debió provocar.

Dominique Strauss-Kahn era estudiante en el París de los sesenta. Bebió hasta emborracharse las consignas libertarias del momento. Aprendió muy bien a hacer el amor y la guerra. Lo primero con cuanta mujer se le pone por delante, no sabiendo respetar espacios y personas. Lo segundo, manejando los dineros de todas las naciones.
Como Director del Fondo Monetario Internacional ha tenido que combatir arduas luchas para sacar al mundo de la crisis económica en que está sumido. Habrá que recordarle que hay que hacer la guerra a la corrupción no el amor con quien no debe, donde no debe y cuando le da la gana.

Los seminaristas de las décadas del sesenta y setenta no fueron insensibles a los problemas de su mundo. La ola de libertad y libertinaje sexual inundó conventos, seminarios y parroquias. La formación dada fue deficiente en muchos aspectos, uno de ellos el sexual. La educación hacia una madurez afectiva dejaba mucho que desear. Los obispos se encargaron más del aspecto académico y financiero que de la supervisión, cercanía y apoyo espiritual a seminaristas y sacerdotes. Como consecuencia de la inmadurez se han cometido muchos abusos sexuales contra miles de niños y adolescentes inocentes.

Para algunos de los clérigos babyboomers no ha existido la palabra respeto. Según un reciente informe elaborado por John Jay College for Criminal Justice los obispos actuaron más como Ejecutivos de una Corporación protegiendo sus empleados que como pastores sensibles al dolor y sufrimiento de las víctimas.
Sabiendo respetar podremos amar sin tener necesidad de acudir al abuso, el insulto, y la humillación.
Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario