Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 1 de octubre de 2011

LA MUERTE TIENE UN PRECIO

Columna de Septiembre 25, 2011
Hace unos días fue ejecutado en Georgia
Troy Davis, un ciudadano afroamericano quien, hasta el último minuto de su vida, se declaró inocente del asesinato que se le atribuía. Una vez más surgió la polémica en el país sobre la conveniencia, eficacia y moralidad de la pena de muerte.
Y, dado que nos encontramos en una situación global de crisis económica, lo que no se ha logrado por motivos morales o religiosos, puede que se logre por motivos económicos, la abolición de una vez por todas de la pena capital.
Según datos aportados por el Centro de Información para la Pena de Muerte (DPIC) las ejecuciones han decrecido en un 50 % desde 1999.
Con datos recopilados por este Centro, se espera que para finales de este siglo, se rechace en la Unión Americana este castigo propio de dictaduras y países subdesarrollados. Es legal en 36 Estados y ha sido abolido en 14.
Las cifras muestran que Estados Unidos es, junto con Arabia Saudí, China, Irán y Yemen uno de los países que más personas somete a la pena capital anualmente.
La pena de muerte tiene sus cifras:
en Texas se han ejecutado legalmente a 474 personas desde que la pena capital fue reinstaurada por el Tribunal Supremo de la nación en 1976. A Texas le siguen Virginia con 109 y Oklahoma con 96. Cifras que indican que un 42% de las personas que esperan su turno en el corredor de la muerte son afroamericanas; un 44% son blancos; un 12% son hispanos y un 2% pertenecen a otras razas. El Estado con el mayor número de condenados esperando la ejecución es California, con 607.
Hay datos para la esperanza. Desde 2005 no se ejecuta a jóvenes por orden del Tribunal Supremo. Desde 2002 tampoco se puede ejecutar a personas con discapacidades o enfermedades mentales.
Desde el año 1976 sólo se ha acabado con la vida de 12 mujeres.
La pena de muerte, además de salvaje, es cara. Cada ejecución le cuesta al Estado de Carolina de Norte más de dos millones de dólares. En Texas, la cifra es muy similar y supone tres veces el coste de tener a alguien encerrado en una cárcel de máxima seguridad durante 40 años.
En Florida, mantener en pie el mortal sistema asciende a 51 millones al año, lo que supone que de las 44 ejecuciones que se han llevado a cabo en ese Estado desde 1976 han costado $2,244 millones.
En muchos Estados se han paralizado, de momento, las ejecuciones debido a la escasez de los medicamentos que se utilizan para la ejecución.
El Supremo de California tiene bloqueadas las ejecuciones debido a la escasez del anestésico que se utiliza para dormir al reo antes de que se le induzca un coma rápido y se le produzca una parada cardiorrespiratoria que acabe con su vida. En Kentucky ocurre igual.
En Arizona tuvieron que importar pentotal sodio desde el Reino Unido para poder llevar a cabo las ejecuciones. Se habla de que el único laboratorio que produce en USA el Pentotal asegura tener problemas de producción.
Lo que, aparentemente, se esconde detrás de la decisión de la compañía es el rechazo a que un sedante con fines médicos -se vende a las prisiones para operaciones quirúrgicas- sea usado para causar la muerte a alguien.

Tertuliasiglo21@aol.com

Viaje con El Padre Tomas del Valle a China en el 2012. Estaremos visitando Beijing, Jinan, Qufu, Suzhou y Shanghai. Visite nuestra pagina de Internet www.descubriendoelsiglo21.com  o escríbenos a radiosigloxxi@aol.com también puede llamarnos a 212-244-47778
Publicar un comentario