Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 26 de septiembre de 2013

OTRA IGLESIA ES POSIBLE

Columna Septiembre 29, 2013 (Pictures: Fr Tomas Del Valle-Reyes)
Hay una leyenda medieval que cuenta cómo dos pillos lograron engañar y hacer pasar por estúpidos a medio mundo.
Según esta leyenda los dos astutos comerciantes llegaron a la corte de un gran rey. 
Eran expertos en telas y sedas traídas de países lejanos y ambientes exóticos.  Su gran novedad: una tela hecha para inteligentes. 
Tan sólo ellos eran capaces de verla, de deleitarse con sus encajes y colores. Tal tejido no existía, pero todos los que asistían a su demostración no dejaban de admirarlo. Más de uno compró tela para hacerse lujosos vestidos con algo que no existía. 
Aquellos dos astutos negociantes le hicieron un traje al rey con la tela invisible. Toda la corte alababa la belleza y los encajes del traje invisible. 
Y el rey se paseaba desnudo, enseñando sus vergüenzas, pero nadie se atrevía a hablar. Todos se engañaban mutuamente para no pasar por ignorantes. Tuvo que ser un niño, una persona sencilla, la que gritó “El Rey está desnudo”
Me viene a la memoria esta leyenda porque hace unos días la aldea global donde vivimos se vio impactada por una entrevista hecha a Francisco, el argentino “sencillo como paloma pero astuto como serpiente” al que fueron a buscar al fin del mundo para dirigir la Iglesia Católica. 
Dicha entrevista ha tenido un eco universal.
A lo largo de 1700 años, los mismos que hace que la Iglesia se hipotecó con los poderes civiles al firmar el Edicto de Milán, han pasado muchas cosas. La comunidad católica se vio envuelta en momentos de grandeza y podredumbre. 
Se vio aislada, como los de la leyenda medieval. Hubo no dos, sino multitudes, de tramposos y corruptos que la engañaron, la hicieron vestirse de ropajes invisibles que lo único que mostraban eran sus vergüenzas. Pero todos lo ocultaban. 
Se hizo mil pedazos, se trató de reconstruir. Se buscaron nuevas formas. Pero el poder de los pillos, de los corruptos, de los vagos, trepadores y sinvergüenzas ha sido fuerte y profundo.
Hasta hace unos meses dirigía la comunidad católica probablemente el último Papa-Rey de la historia. 
Vio que el mundo está sometido a cambios rápidos ¨y agitado por unas cuestiones de enorme importancia para la vida de fe, que reclaman gran vigor de cuerpo y alma” decide renunciar. No puede con los pillos y engañadores. Y el que le sucede se define “…soy despierto, que sé moverme, pero que al mismo tiempo soy bastante ingenuo…Soy un pecador en quien el Señor ha puesto los ojos” y sobre este hombre sincero ha caído la responsabilidad de dirigir la Iglesia.

“Veo con claridad…que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía, proximidad…Lo más importante para ella es el anuncio primero: “Jesucristo te ha salvado”… y los ministros de la Iglesia deben ser, ante todo, ministros de misericordia”…
Francisco ha comenzado la larga la tarea de sanación y reconstrucción de una Iglesia que sea luz de las gentes... “Una Iglesia que acoge y recibe, manteniendo sus puertas abiertas… que encuentra caminos nuevos, Tenemos que anunciar el Evangelio en todas partes, predicando la Buena Noticia del Reino y curando. Otra Iglesia es posible, la que es Pueblo de Dios en camino a través de la historia, con gozos y dolores.
Publicar un comentario