Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 9 de julio de 2015

Francisco advierte a los Religiosos!!

Francisco denuncia a las "castas" eclesiásticas que “ están continuamente reprendiendo al pueblo de Dios"

"Hay un profundo desprecio al pueblo santo de Dios. Ya no son pastores, sino capataces"

El Papa advierte a los religiosos contra la "espiritualidad del zapping" que no se pone al lado del prójimo

Jesús Bastante, 09 de julio de 2015 a las 22:28
 No existe una compasión que no se detenga, no existe una compasión que no escuche, que no se solidarice con el otro. La compasión no es "zapping", no es silenciar el dolor. Es la lógica propia del amor, el padecer-co
El Papa, hoy, con los religiosos/>

El Papa, hoy, con los religiosos

  • El Papa, con los religiosos
  • El Papa saluda a unas religiosas
  • Miles de religiosos, seminaristas y sacerdotes, con el Papa en Santa Cruz
  • El Papa, hoy, con los religiosos
  • El Papa, con los religiosos
  • El Papa saluda a unas religiosas
  • Miles de religiosos, seminaristas y sacerdotes, con el Papa en Santa Cruz
  • El Papa, hoy, con los religiosos
  • El Papa, con los religiosos
  • El Papa saluda a unas religiosas
  • Miles de religiosos, seminaristas y sacerdotes, con el Papa en Santa Cruz
  • El Papa, hoy, con los religiosos
(Jesús Bastante).- "Te queremos, te queremos. Esta es la juventud del Papa". Miles de gargantas, de jóvenes,seminaristas, religiosos, religiosas y sacerdotes se dieron cita esta tarde (noche española) en la escuela Don Bosco de Santa Cruz. Y que hicieron gala de una efusividad y un amor a su pastor, quien en contrapartida les ofreció una profunda e intensa catequesis sobre su misión en el mundo, arremetiendo contra los religiosos que "nos hacemos casta", con "el corazón blindado" y que "frente al pueblo de Dios, están continuamente reprendiendo, rezongando, mandándoles callar".

Francisco les puso el ejemplo del ciego Bartimeo, un ciego, excluido, que "cuando vio al Señor se hizo sentir". ¿Cuál fue la reacción de los discípulos, de los que acompañaban a Jesús? "Si traducimos esto forzando el lenguaje, en torno a Jesús iban los obispos, las monjas, los curas, los seminaristas, loa laicos comprometidos y el pueblo fiel de Dios"
"¿Cómo reaccionamos frente al dolor de aquel que está al borde del camino, al que nadie hace caso, aquel que está sentado sobre su dolor, que no entra en ese círculo de los que siguen al Señor?" Son tres respuestas ante los gritos del ciego, "que hoy también tienen actualidad: Pasar, "cállate" y "ánimo, levántate"".
En prime lugar. "Pasar de largo, porque ya no escuchan. Estaban con Jesús, miraban a Jesús, querían oír a Jesús, no escuchaban. Pasar es el eco de la indiferencia, que los problemas no nos toquen", denunció el Papa. Son los obispos, los religiosos, los sacerdotes que piensan que "es natural que haya pobres y gente que sufre. Tan natural que no me llama la atención un pedido de auxilio. El peligro de acostumbrarse, decimos que es normal, siempre fue así".
Es "el eco que nace en un corazón blindado, cerrado, que ha perdido la capacidad de asombro, y por lo tanto la posibilidad de cambio", señaló el Papa, incidiendo en "cuánto seguidores de Jesús corremos el peligro de perder esa capacidad de asombro, ese estupor del primer encuentro que se va degradando. Eso le puede pasar a cualquiera, le pasó al primer Papa".
Son los que tienen "el corazón blindado", un corazón "que se ha acostumbrado a pasar sin dejarse tocar. Una existencia que pasando de aquí para allá no logra enraizarse en la vida de su pueblo, simplemente porque está en esa elite que sigue al Señor".
"Podríamos llamarlo la espiritualidad del 'zapping', pasa y pasa, pero nada queda. Son quienes van tras la última novedad, el último best seller, pero no logran tener contacto y relacionarse, involucrarse, incluso con el Señor al que está siguiendo" subrayó Bergoglio, quien alertó de la tentación de "dividir esta unidad entre escuchar a Dios y escuchar al hermano", y "tenemos que ser conscientes de ello. De la misma forma que escuchamos a nuestro padre, es como escuchamos al pueblo fiel de Dios. Si no lo hacemos con los mismos oídos, con al misma capacidad de escuchar, con el mismo corazón, algo se quebró".
"Pasar sin escuchar el dolor de nuestra gente, sin enraizarnos en su vida, es como escuchar la palabra de Dios sin dejar que eche raíces. Una historia sin raíces es una vida seca", concluyó.


La segunda actitud, la de "no molesten, no escuchen". La de aquellos que "toman contacto con la realidad, pero reaccionan reprendiendo. Son los obispos, los curas, los papas... del "dedo así" (dijo, agitándolo con fuerza)". Es la actitud de quienes,"frente al pueblo de Dios, están continuamente reprendiendo, rezongando, mandándoles callar". "Dale una caricia, por favor, escúchalo, dile que Jesús lo quiere" señaló el Papa, denunciando a los que sacan a los niños de la iglesia porque lloran, "como si el llanto de un chico no fuera una sublime predicación".
"Es el drama de la conciencia aislada, los que piensan que sólo ellos son aptos. Hay un profundo desprecio al pueblo santo de Dios. Han hecho de la identidad, superioridad. Ya no son pastores, sino capataces", dijo, con dureza, Francisco. "Escuchan, pero no oyen. Ven, pero no miran. La necesidad de diferenciarse les ha bloqueado el corazón, la necesidad de decir que no es como ellos, les ha apartado del grito de su gente, sino de los motivos de la alegría". Y es que, entre los religiosos, "a veces hay castas, que con nuestra actitud vamos haciendo. Nos separamos".
"Te sacaron de detrás del rebaño, no te olvides nunca, no te la creas. No niegues tus raíces", reclamó el Papa.
La tercera palabra, la de quien se detiene y da ánimos. "Un eco que no nace directamente del grito de Bartimeo, sino de la reacción de la gente que mira cómo Jesús actuó ante el clamor del mendicante. Aquellos que no le daban paso o le hacían callar, al ver a Jesús cambian. Es un grito que se transforma en palabra, en invitación, en cambio, en propuestas de novedad frente a nuestras formas de reaccionar".
"A diferencia de los que pasaban", señaló el Papa, "Jesús se detuvo y preguntó qué pasa. Se detiene frente al clamor de una persona. Sale del anonimato de una muchedumbre para identificarlo y de esa forma se compromete con él. Y lejos de mandarle callar, le pregunta qué puede hacer por él. No necesita diferenciarse, no le echa un sermón, no le clasifica ni le pregunta si está autorizado para hablar. Sólo le pregunta y quiere ser parte de la vida de ese hombre, queriendo asumir su misma suerte. Así le restituye paulatinamente de la dignidad que tenía perdida, al borde del camino y ciego. Lo incluye. Y lejos de verlo desde fuera, se identifica con los problemas".
Porque, "no existe una compasión que no se detenga, no existe una compasión que no escuche, que no se solidarice con el otro. La compasión no es "zapping", no es silenciar el dolor. Es la lógica propia del amor, el padecer-con. No se centra en el miedo, sino en la libertad que nace de amar y pone el bien del otro sobre todas las cosas. Es la lógica que nace de no tener miedo de acercarse al dolor de nuestra gente. Aunque muchas veces no sea más que estar al lado y hacer de ese momento una oportunidad de oración"
"No somos testigos de una ideología, de una receta o de una manera de hacer teología", concluyó Bergoglio. "Somos testigos del amor sanador y misericordioso de Jesús. Somos testigos de su actuar en la vida de nuestras comunidades. Y esta es la pedagogía del maestro, de Dios con su pueblo:pasar de la indiferencia del zapping, al ánimo, levanta. No porque seamos los mejores o funcionarios de Dios, sino porque somos testigos agradecidos de la misericordia que nos transforma".
Publicar un comentario