Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

lunes, 7 de septiembre de 2015

PAPAS INQUIETOS Y ANDARIEGOS

Publicado en La Voz de Brooklyn
Fecha Sept 1-15, 2015
Cuando pensamos en el Papa nos vienen a la mente muchas ideas, una de las cuales es que siempre está en Roma y sale de vez en cuando, siendo los últimos papas los más andariegos y caminantes. 
Desde San Pedro hasta Francisco siempre han sido viajeros.
El primer Papa fue caminante. 
De su natal Betsaida, a orillas del lago de Galilea, se mueve hacia Kafarnahum, donde tendrá un floreciente negocio de pesca. 
De allí, una vez enganchado en el grupo de los seguidores de Jesús, recorrerá toda la Galilea y la Judea, llegando incluso a las cercanías de Beirut Tiro y Sidón. 
Cuando la responsabilidad de la incipiente comunidad recae sobre sus hombros se tiene que mover de un sitio a otro. 
Recala en Antioquia de Siria y de allí se mueve a Roma donde finalmente será asesinado. 
La vida y actividad de sus sucesores van a estar marcadas por viajes y cambios de domicilio con cierta frecuencia. 
Desde Ponciano que termina su vida en unas minas del sur de Italia hasta Pio IX prisionero en el Vaticano, son muchos los caminos recorridos por los Papas a lo largo de veinte siglos de Historia.
Cabría destacar en este largo caminar de los Papas la etapa comprendida entre 1309 y 1377 en la cual siete Papas residieron en la ciudad francesa de Aviñon.
En 1378 el Papa Gregorio XI con su vuelta a Roma dio por cerrado este extraño episodio de la historia del Pontificado. 
Desde entonces han mantenido su sede en Roma, no obstante haber tenido que viajar por los extensos territorios que abarcaban los Estados Pontificios. 
Alguno llegará a morir fuera de Roma, bajo la custodia de Napoleón, como fue el caso de Pio VI, quien falleciera en el exilio el 29 de agosto de 1799 en la ciudad francesa de Valence.
Los avatares políticos que arrasaron la Europa posterior a la Revolución Francesa afectaron terriblemente al Pontificado. 
Uno de los efectos colaterales de dicha Revolución fue la pérdida de los Estados Pontificios, gobernando la Iglesia el Beato Pio IX. El 20 de mayo de 1870 fue ocupada militarmente la Ciudad Eterna con lo cual quedó interrumpido el Concilio Vaticano I y el Papa se negó a salir de los Palacios Apostólicos del Vaticano, considerándose prisionero. 
 La situación anómala de un Papa preso y un status legal en el limbo, la llamada “Cuestión Romana” tardó 59 años en resolverse. Fue en 1929 en que Benito Mussolini por parte del gobierno de Italia y el Papa Pio XI por parte de la Iglesia, firmaron los llamados Tratados de Letrán según los cuales se creaba el Estado de la Ciudad Vaticano, se dejaba plena libertad al Papa para salir de su exilio-prisión de los Palacios Vaticanos y se resarcía económicamente a la Iglesia.
Habría de trascurrir 33 años antes de que el primer viaje fuera de Roma por parte de un Papa se diera. A las 6:30 de la mañana del 4 de octubre de 1962 San Juan XXIII viajaba en un viejo y destartalado tren sacado de los museos en dirección a Loreto y Asís. Iba a poner bajo la protección de María y de San Francisco el Concilio Vaticano II el cual daría comienzo unos días después, el 11 de octubre.
Con ese sencillo viaje se cerraba una etapa histórica y se abría un horizonte nuevo para el pontificado y la Iglesia
El Beato Pablo VI llevó a cabo 11 viajes, diez de los cuales fuera de Italia, destacando el llevado a cabo entre el 21 al 25 de agosto de 1968 a Colombia, siendo de esta manera el primer Papa en visitar el Continente Americano. 
 En 1964 recorrió la Tierra Santa, siendo el primer Papa después de San Pedro en volver a la Judea y la Galilea. Hace cincuenta años, el 4 de octubre de 1965 visitó Nueva York, clamando en la tribuna de las Naciones Unidas por la Paz.
San Juan Pablo II a lo largo de sus 26 años de pontificado llevó a cabo 104 viajes apostólicos fuera de Italia y 146 en la península itálica. 
De fuera de territorio italiano destacan los efectuados a Polonia, Israel, Cuba y Sarajevo en plena guerra civil. 
Visitó todos los continentes y se dirigió a los públicos más variados. Juan Pablo II fue en sus años jóvenes un actor de teatro que llegó a Papa. 
Una vez elegido Papa no olvidó sus destrezas y disciplina artística y las utilizó en todos los escenarios posibles para predicar el evangelio.
Benedicto XVI en los 2,800 días de pontificado dedicó 100 días a viajes fuera de Italia. Fueron en total 24 países en cuatro continentes los visitados por el Papa alemán. Destacan las visitas en nuestra América a Brasil, México, Cuba y Estados Unidos.
El actual Sumo Pontífice en el corto tiempo que lleva como Obispo de Roma ha llevado a cabo nueve viajes internacionales, habiendo visitado ya tres continentes. 
El primero de sus viajes lo fue a Brasil para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, evento que se llevó a cabo en Río de Janeiro entre el 22 y el 29 de julio de 2013. 
 Paraguay, Bolivia y Ecuador son los otros países americanos visitados por el Papa Francisco, En los próximos días visitará Cuba y los Estados Unidos.
Podríamos concluir estas notas con los versos del poeta, …”Caminante no hay camino/se hace camino al andar” Desde Pedro hasta Francisco, a pesar de las vicisitudes y complicaciones los Papas han caminado animando a los hermanos en la fe, siendo testigos de la alegría y el amor de Dios
Padre Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21
330 West 38 Street Suite 503
New York, NY 10018
212-244-4778
Publicar un comentario