Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

martes, 26 de junio de 2007

DESDE GRECIA


Querida Familia de DESCUBRIENDO EL SIGLO XXI
Para todos ustedes mi recuerdo, mi cariño y mi oración. Como les prometí, les estoy enviando la narración de mi viaje.


Salimos el grupo el domingo 24 de junio del aeropuerto Kennedy en NY. Pasadas las incoveniencias de seguridad (quitarse los zapatos, dejar las botellas de agua, vaciar los bolsillos de cosas de metal, poner cara de inocentes y sonreir medio estúpidamente a los agentes...) embarcamos con rumbo a nuestra primera parada, la ciudad de Atenas. Nuestra primera etapa después de nueve horas de viaje lo ha sido la ciudad de Atenas. Fuimos recibidos por una intensa ola de calor. Ese día el termómetro solo había subido a 98 grados!!!!
Del aeropuerto nos trasladamos al hotel, donde estuvimos descansando y aclimatándonos hasta las primeras horas de la tarde. En la noche, con un poco más de fresco, salimos todos juntos a cenar y disfrutar de un espectáculo folklórico griego.
Y ayer, en la mañanita, con tan solo 95 grados, nos dirigimos a la provincia de la Argolida, una región que guarda muchos recuerdos de la historia, la mitología y las leyendas griegas. Para nosotros el motivo importante de esa visita era recorrer las ruinas de Corinto, la antigua ciudad donde San Pablo vivió y desde donde nos brindó la definición del amor. Era emocionante el estar presente donde resonó aquello de que el amor es paciente y bondadoso, no tiene envidia, ni orgullo, ni jactancia. No es grosero ni egoísta, no se irrita ni lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que encuentra su alegría en la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo aguanta. El amor no pasa jamás.
Fue un momento especial. De allí salimos casi corriendo ya que, debido a las altas temperaturas, ayer se llegó a alcanzar 48 grados centígrados, cerca de 120 farenheit!, el gobierno había ordenado cerrar las dependencias públicas a partir de las 12 del medio día. Y fuimos corriendo hacia Mycenas, la ciudad cantada por Homero en sus poemas y de donde salieron algunos de los héroes de la guerra de Troya. Y recorriendo los mismos caminos que recorrió San Pablo, volvimos de nuevo a Atenas, cansados hasta el fondo, pero lleno nuestro corazón de experiencias de fe y de Dios.
Hoy en la mañana iremos a la Roca de San Pablo, ese lugar que era la Plaza Pública del Mundo. El Times Square del siglo I en Grecia. Allí donde Pablo nos anunció al Dios Desconocido, al Dios que llevamos dentro e ignoramos. En El nos movemos, somos y existimos Para que sepan exactamente por donde vamos les invito a que lean los capítulos 17 y 18 del Libro de los Hechos de los Apóstoles. Y en la tarde, volaremos hacia Chipre. Ya les contaré nuestras andanzas por allá.
Y nada más por hoy. He recibido varios emails de algunos de ustedes, los cuales prometo contestarles uno por uno. Desde ahora les recuerdo que están muy presentes en mis oraciones. Que la primera misa que celebremos en Tierra Santa, que será si Dios quiere en Nazareth, será ofrecida por toda la familia de Descubriendo el Siglo XXI.
Les dejo por ahora. Rezen por nosotros. Nosotros lo hacemos por ustedes.
Con cariño y respeto

Padre Tomás
Publicar un comentario