Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 15 de mayo de 2010

LOS OTROS EMIGRANTES

Los Estados Unidos es una nación multicultural y multiétnica. Ha sido tierra de acogida para todos aquellos que en sus naciones sintieron coartados sus derechos fundamentales como seres humanos: libertad de culto, libertad de pensamiento, libertad de acción y de construcción de su propio futuro. Un pedazo de bronce en forma de mujer a la entrada del puerto de Nueva York nos recuerda la libertad que todos anhelamos.
La nación americana está hecha de emigrantes. Los ha habido, y siguen llegando, de todas las razas, credos y lenguajes. Pero desafortunadamente esas puertas de la libertad empiezan a cerrarse o empiezan a prejuzgar y rechazar.
Los que vienen a regar con su sudor los campos sembrados de diversos productos necesarios para una vida sana para todos no son bien vistos. Los que vienen a limpiar nuestros hoteles, servir de niñeras para nuestros bebés o de cuidadores de nuestros ancianos no son bien recibidos. Los que vienen a trabajar en nuestras factorías por unos salarios de esclavitud, de miseria y explotación, no son aceptados con todos sus derechos. Los que vienen a levantar nuestros edificios, construir nuestras carreteras, reconstruir nuestras ciudades, no son justamente pagados.
Sin embargo dimos acogida a un grupo de emigrantes a los cuales no les exigimos gran cosa, tan solo que tuvieran una cuenta de banco. Ellos se matricularon en escuelas de aviación, aprendieron a volar aviones y terminaron hundiendo las Torres Gemelas y robándonos la tranquilidad y la paz. Meses después de la tragedia de Septiembre 11 el Servicio de Emigración autorizó a algunos de estos emigrantes asesinos a residir en el país.
No tuvimos problema en montar en un avión a un ciudadano que llevaba en sus zapatos un artefacto explosivo. Gracias a él ahora cada vez que tenemos que tomar un avión nos tenemos que quitar los zapatos.
No tuvimos problema en acoger en nuestra ciudad a cierto ciudadano que intentó volar un avión con explosivos escondidos en su ropa interior. Su propio padre había avisado del peligro de este fanático. Pero venía en avión, con papeles y cuenta en el banco. Ciudadanos conscientes evitaron una tragedia.

No se investigó a un emigrante nacionalizado americano que vivía en un vecindario de clase media, ejecutivo . Gracias otra vez a un anónimo ciudadano se evitó otra tragedia en Times Square, donde trató de explosionar un automóvil

Antes los terroristas tenían que cargar con sus armas y artificios letales para llevar a cabo sus misiones suicidas y criminales. Ahora tan solo necesitan entrenamiento y mentalización. En cualquier lugar del país pueden obtener cualquier clase de armas. Para comprar una cajetilla de cigarrillos nos piden identificación y tener 21 años. Para comprar un arma basta tener 16 años y una licencia de manejar automóviles.

Los agricultores, albañiles, cuidadores de ancianos y bebés, limpiadores de pisos e inodoros, no son acogidos. Los antepasados de muchos de ellos fueron los primeros habitantes de algunos estados que forman hoy la Unión Americana. Los descendientes han venido a construir un país y una vida nueva. No son bien vistos. No traen papeles ni dinero, ni rezan mirando al este. Beben alcohol, comer carne de cerdo, y sus mujeres caminan libremente por las calles sin taparse. Son los otros emigrantes.


Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario