Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

lunes, 11 de julio de 2011

UNA AMÉRICA EN CONSTRUCCION

Julio 17, 2011 Colunma Para el Diario la Prensa en New York.
El mes de Julio está lleno de conmemoraciones patrióticas.
Varios de nuestros países celebran su aniversario de independencia en este mes. Comenzamos con Estados Unidos, seguimos con Venezuela, Argentina, Colombia y Perú. A eso debemos añadir la Toma de la Bastilla, el grito de libertad en la Francia del siglo XVIII.
Se podría afirmar que muchos de los líderes que llevaron a sus países a la independencia eran hijos de la Ilustración y la Revolución Francesa. En todos había un grito de libertad, de igualdad, de fraternidad. No fue menos importante el sustrato religioso y las tradiciones populares en muchas de estas guerras.
Doscientos años es un corto espacio de tiempo cuando se miran las cosas con perspectiva histórica. Aún siguen resonando los gritos de los predicadores puritanos. O el olor de la pólvora sigue en el ambiente y se mastica recelo por muchas de nuestras calles.
Uno de los presidentes de Estados Unidos que más ha influido en el cambio de mentalidad en su corta historia lo fue John F Kennedy. Trajo un aire de libertad, informalidad e ilusión al país. Es legendario su discurso inaugural cuando retó a los americanos a no preguntar qué hacia el país por ellos, sino qué debían aportar ellos por la grandeza y la libertad del país.
Una de esos retos que lanzó Kennedy fue el de la construcción de un mundo más justo. Cincuenta años después vemos que tal reto sigue por cumplirse. ¿Ejemplos? En nuestra sociedad de bienestar seguimos con el eterno dilema de lo Legal y lo Justo. La Legalidad y la Justicia a veces no coinciden.
El ex Presidente del Fondo Monetario Internacional, uno de los diez hombres más influyentes en el mundo actual, ha sido acusado de violar a una empleada de un lujoso hotel en la ciudad de Nueva York.
Obviamente se contrataron los mejores abogados, los mejores detectives, los mejores de todo.
La lucha está entre lo que es justo y lo que la legalidad nos diga. Es un blanco, rico y poderoso contra una africana, mujer, pobre y pasado no muy claro. Lo legal y lo justo.
En Florida se ha visto en la Corte el caso de la muerte de una menor. La acusada, su propia madre. Nadie quería hacerse cargo de la defensa. No había dinero para pagar abogados caros, sabuesos detectives. Un abogado hispano, con poca experiencia profesional, con un historial de bancarrota, graduado de derecho en una universidad apenas conocida, logró demostrar que la madre no mató a su hija.
La legalidad se enfrentó con la justicia y venció la primera. Cuatro mentiras, a mil dólares cada una, más 1 año de cárcel ha sido el precio de la legalidad. En Texas acaba de ser ajusticiado un emigrante hispano -¿y van cuántos?- De poco sirvió que se demostrara que no se le habían respetado sus derechos.
Ni que el mismo Presidente intercediera por él. El Ojo por Ojo estuvo por encima del principio de que todos tenemos derecho a un juicio justo. Era hispano el ajusticiado.
La América que lucharon por construir Washington, Bolívar , San Martín, O´Higgins, Abraham Lincoln, JFK, está todavía en proceso.
Se sigue luchando para que la Justicia esté por encima de la Legalidad. El “E pluribus, unum” (de muchos, uno) sigue siendo un reto: construir la Justicia para todos.
Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario