Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

REQUIEM POR TODOS NOSOTROS

Columna de Julio 31, 2011
La ciudad de Nueva York fue fundada por un grupo de holandeses al servicio de una Compañía comercial.
Gentes procedentes de muchos rincones de Europa se embarcaron a lo largo de los siglos XVII y XVIII dispuestos a comenzar una vida nueva y a respetarse mutuamente. La pequeña isla de Manhattan, comprada a unos nativos, fue el enclave europeo más variopinto, libre y complejo que se dio en lo que hoy conocemos como Estados Unidos. Holandeses, franceses, judíos, portugueses y un largo etcétera conformaban la población. Desde un primer momento se dio y vivió la mezcla cultural.
En las postrimerías del siglo XX y comienzos del XXI se calcula que en la ciudad se hablan más de ciento veinte idiomas.
Desde esta perspectiva multicultural es difícil entender a Anders Behring Breivik, el carnicero de Oslo, asesino a sangre fría de casi un centenar de personas, la mayoría adolescentes, quien concluida su acción pidió excusas. Como también es difícil comprender a Theodore J Kacynski, más conocido como “Unabomber” inspirador de Anders Behring, el cual tuvo en jaque al FBI por años. Completamos este trío de incomprensibles con Timothy J McVeigh, quien no tan solo asesinó 168 personas e hirió a 680, sino que sembró la incertidumbre y el odio como nunca antes se había visto en la sociedad norteamericana. A estos habría que añadir los cerebros y artífices de los atentados de septiembre 11 del 2001.
Todos ellos no han pretendido otra cosa que romper el modelo de sociedad en el cual estaban viviendo. Son producto de un fundamentalismo político y religioso que quiere socavar las bases de la sociedad globalizada, multicultural y universal que nació a partir de la Ilustración, la Revolución Francesa y la Revolución Industrial.
El mundo nacido después de las dos grandes guerras mundiales del Siglo XX, los conflictos en las dos Coreas y las guerras del sudeste asiático así como las guerras de liberación de muchas colonias africanas y asiáticas le dieron una configuración a los mapas y a las sociedades como nunca antes se había visto.
Se crearon varios mundos: Primer o y Segundo, donde el confort, bienestar y riqueza son la norma y nadie lo discute. Se vive bien y punto. Nació un Tercer Mundo, donde la pobreza es la norma, el trabajo escasea la mayoría de las veces, las fuentes de riqueza están en manos de los habitantes del Primer Mundo, donde la desnutrición, el dolor y la miseria son habituales.
Y un Cuarto Mundo formado por los pobres, marginados, emigrantes, despreciados que viven dentro del Primer Mundo.
Cuando los habitantes del Tercer Mundo han empezado a moverse hacia el Primero, sonaron las voces de alarma de los fundamentalistas.
No quieren emigrantes entre ellos. Les manchan calles y las llenas de gritos. No desean a nadie de otro color de piel.
Ellos son blancos, las otras razas son inferiores. No quieren a nadie de otra religión que no sea la suya, que no es otra que un cristianismo totalmente distorsionado y manipulado. Sólo se debe hablar un idioma, el del egoísmo, el poder avasallador, la violencia, el odio, la discriminación.
Desde Manhattan, donde convivimos gentes venidas de todas partes, que hablamos cientos de idiomas, rezamos y compartimos creencias, vemos con sorpresa y dolor cómo la intolerancia y el odio llevan a la muerte.
Columnadelpadretomas.blogspot.com
Publicar un comentario