Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

viernes, 30 de agosto de 2013

¿A QUIEN LE INTERESA SIRIA?

Columna Septiembre 1, 2013

Llevamos demasiados meses asistiendo a una masacre en Siria sin apenas importarnos.
Nos hemos acostumbrado a que lo que no afecta nuestro bolsillo, nuestro vecindario, nuestra tranquilidad, no existe. 
El Medio Oriente queda demasiado lejano, demasiado en la nebulosa y en la ignorancia. 
Nos hemos acostumbrado a vivir en una burbuja de ignorancia y egoísmo.
En el último decenio hemos empezado a conocer países que antes apenas sabíamos de su existencia. Uno de ellos es Siria.
En este gran país, con una cultura milenaria, con una población trabajadora, inteligente, alegre, culta, ha sentido la mordida de las armas químicas. La sociedad internacional, hipócritamente, no puede soportarlo. Y suenan, una vez más, tambores de guerra.

No ha importado que cerca de un millón de sirios hayan tenido que buscar refugio en Turquía, Jordania o Líbano. 
Que se hayan destruido ciudades enteras. Era un buen negocio la venta de armas y el exhibir preferencias y marcar espacios. Pero, ¿a quién interesa el futuro de Siria?
Turquía, un país musulmán no árabe que comparte fronteras con Siria.
Pero además de ello, en su territorio vive una minoría étnica muy importante, los kurdos, los cuales están también en Iraq y Siria. Una coalición de kurdos sirios, iraquíes y turcos sería un gran problema para la zona. 
El Kurdistán sería una gran potencia. Además, los sueños de resucitar el Imperio Otomano no se han desvanecido.
No hace un siglo que desapareció. 
Con una Siria en manos fundamentalistas sería difícil el rehacerlo.
Rusia tiene dentro de sus fronteras una población musulmana que sobrepasa los ochenta millones de creyentes. 
Si Siria cae en manos de la coalición rebelde, una amalgama de grupos nacionalistas, yihadistas y seguidores de Al Qaeda, la Primavera Árabe no tardaría en extenderse por su región.
Ya han tenido la experiencia de Chechenia y Daguestán para saber lo que les espera, un nuevo infierno.
China es otra amalgama de grupos étnicos y religiosos. 
Una de estas minorías es la musulmana, sunnita, radical y cercana a Afganistán. Se cree que son cerca de 70 millones los que forman dicha minoría.

Impensable una Primavera Árabe en territorio chino siguiendo el modelo sirio.
Irán, la antigua Persia, siempre ha sido el poder omnipotente a combatir en la zona. 
Es el gran bastión del Islam chiita, y a su vez, el gran proveedor de petróleo para China.
Está apoyando al gobierno sirio ya que desde su territorio, a través de Hizbolá, el Partido de Dios, controla el Líbano y tiene una base fuerte para, eventualmente, atacar Israel y hacerlo desaparecer de la faz de la tierra. 
Si los misiles salen en dirección a Siria, más de uno saldrían desde Irán hacia Israel. 
Por otro lado la población iraní es joven. Quiere cambios, libertades, mejoras en las condiciones de vida. 
Ya es tiempo de sacarse de encima el peso de los ayatolas. Siria podría ser un modelo a seguir.
Podríamos hablar de Arabia, los Emiratos del Golfo, el mismo Israel, todos tienen intereses más o menos creados en el futuro de Siria.
Ahora nos preocupamos de que se utilizaran armas químicas. Pero, ¿para qué se las proporcionaron, para tenerlas en museos? Tarde o temprano se iban a usar.
Ojalá el sentido común prevalezca y todo quede en unos meros ejercicios militares y discusiones y no nos involucremos en esta locura.
Publicar un comentario