Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

lunes, 8 de marzo de 2010

SE ROMPIO LA TIERRA DE NUEVO 3-07-2010

La comunidad internacional no se había terminado de reponer de la tragedia que asoló a Haití en enero, cuando, casi dos meses después, la tierra ser rompió nuevamente sembrando dolor, muerte y destrucción. Le tocó el turno a Chile. Se estremeció en sus entrañas por un movimiento telúrico de alta graduación. Dos terremotos. Miles de pérdidas materiales y de vidas humanas.
Estos hechos que se repiten con cierta frecuencia en el planeta se leen desde distintas perspectivas y se ven con diferentes ópticas.
Los fanáticos religiosos fundamentalistas han visto el terremoto en Haití como un castigo de Dios ya que el pueblo haitiano, supuestamente, hizo un pacto con el diablo. Y como Dios es blanco, justiciero y no perdona una, buscó la ocasión para vengarse. (No dicen nada de Chile por el momento)
Los religiosos moderados, pero igualmente fundamentalistas a la hora de la lectura de los libros sagrados de la tradición religiosa hebrea, ven un poco también la venganza de Dios a tanta negación, a tanto pecado, a tanto apartarse de las leyes divinas. En definitiva, otra venganza. Los seguidores de un obrero de la construcción y carpintero, reconvertido en predicador de lo que llamó Reino de Dios, quien desarrolló su actividad en una provincia marginal del Imperio Romano, dejaron plasmado por escrito sus dichos y enseñanzas, afirman que estos hechos son los que precederán al final de los tiempos. Que hay que irse preparando que este mundo se acaba. Ya se está resquebrajando y hay que andar listos .
Los seguidores de leyendas e historias precolombinas vieron en estos movimientos el principio de un final predicho por la enigmática cultura maya, la cual dejó plasmado en uno de sus calendarios la fecha de un cambio global: 2012. Para esa fecha el globo terráqueo entrará en una nueva fase. Se acaba el mundo conocido y dará comienzo otro.
Los observadores y estudiosos de la geología y los desplazamientos de las grandes masas de la Tierra, ven una demostración más de que la Tierra está viva, engendra nuevas realidades, sigue siendo Gea (Madre).
Los buscadores de negocios y formas de engañar, han visto una oportunidad magnífica para engordar sus cuentas de banco. Hay que limpiar escombros, levantar barracones, comprar y revender agua, comida, niños, materiales de construcción. Hay mucho dinero envuelto. Una oportunidad única para reponerse de tanto desmadre económico como el que estamos viviendo.
Los grandes medios de comunicación vieron la oportunidad de subir sus niveles de audiencia, con lo cual aumentan las posibilidades de obtener jugosos contratos de publicidad. Cuando ocurrió el terremoto de Chile ya el presupuesto para enviar presentadores renombrados estaba recortado. Además, Chile no tiene una población negra, pobre y marginada.
Los seres humanos normales, que no creemos ni en predestinaciones, esoterismos e historias raras, que trabajamos todos los días
para tratar de construir un mundo mejor del que hemos recibido, que vemos en las víctimas de estas desgracias naturales a nuestros hermanos y compatriotas, es una ocasión para dar gracias a Dios por la vida, admirar su grandeza, sentirnos solidarios con los que sufren, rezar por los que fallecieron y tratar de vivir y amar cada día. Contemplamos cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando.

Tertuliasiglo21@aol.com
Publicar un comentario