Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

viernes, 30 de marzo de 2012

RESPONDIENDO AL P ALBERTO CUTIE

(Leer artículo  al final de mi respuesta)
 Querido Padre Alberto Cutié,
 Acabo de recibir tu reflexión EL VIERNES SANTO DE CUBA PARECE ETERNO.
 ¿Sabes? Me llamo Tomás, y hago honor a mi nombre. Si no veo no creo.
Me he tomado la molestia de ir a Cuba con motivo de la visita de Benedicto XVI.
 Esa visita ha sido el final de un largo proceso que comenzó hace varios años.
Los Obispos Católicos de la Isla, junto con toda la comunidad católica, empezaron hace varios años una misión de educación y evangelización. De forma silenciosa pero eficaz.
 Han logrado concientizar a la comunidad en general.
Se han podido abrir escuelas católicas, hogares de recogida de ancianos y un largo etcétera caritativo. Pero sobre todo se ha logrado sembrar con libertad, SI, con libertad la semilla del evangelio en la Isla. Y esa semilla está dando sus frutos ahora.
Y el viaje de Benedicto ha sido para confirmar a los hermanos en la fe. No tenía una finalidad política, como se ha pretendido. Es el pastor que acompaña a los hermanos en las celebraciones de la Madre Caridad del Cobre.
Desearía que buscaras en el fondo de tu memoria. Todo empezó con el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (¿te suena algo?) en 1986, y continuó con la visita de Juan Pablo II en 1998 y ahora, en 2012 ha tenido su etapa con la celebración mariana de los 400 años de la Aparición de la Caridad del Cobre.
Ha sido un proceso largo, tedioso y frustrante muchas veces, pero han sido semillas que se han sembrado en el pueblo cubano. Ese pueblo que no es tan solo el de La Habana. Que es el de la Isla entera. Ese pueblo que está descubriendo la Palabra viva de Dios a través de círculos de oración, de círculos de lectura orante de la Palabra de Dios.
La Iglesia Cubana, esa que piensas es un títere del gobierno, ha escuchado el clamor de su pueblo. Y tiene muy consciente lo que el Concilio Vaticano II (¿te suena a algo eso?) afirmaba “Las alegrías y las esperanzas, las penas y las tristezas de la Humanidad, son las alegrías y las esperanzas, las penas y las tristezas de los creyentes en Cristo. Y NADA HUMANO LE DEBE SER AJENO al creyente”
La Iglesia Cubana, la que camina alienta y vive en la Isla ha sufrido mucho. Pero ha sabido ser testigo y aliento de esperanza. Por eso muchos de los asistentes a las misas, a las manifestaciones, a las misiones organizadas y peregrinaciones a la Caridad, lo han hecho libre y voluntariamente.
Además, perdona que te diga, pero tus compatriotas de la Isla no son estúpidos. Ni están “eñangotaos” como dicen en la Isla donde tú naciste, Puerto Rico.
Han sabido sobrevivir y están luchando. Me da la impresión que has caído en lo que llamo “el complejo de la mujer de Lot” De tanto mirar hacia atrás te estás convirtiendo en estatua de sal. Y la sal no siempre es buena.
Amarga la vida y las cosas. O el complejo de Peter Pan. Vives una realidad que no existe. Recuerda que todos los que dejamos nuestra Casa Paterna (Patria viene de Pater, Padre en latín) llevamos después de un tiempo en el corazón y en la cabeza un país que no existe. El que dejamos. El pueblo cubano sufre. Y mucho. Como sufren los emigrantes de este país.
Como les ocurre a los sirios, los palestinos, los haitianos, los homeless y un largo etcétera. Habrá represión en Cuba, no lo dudo. Como la hay en muchos países que se llaman democráticos. Pero sabes qué? Mi experiencia personal, es que el pueblo cubano es un pueblo grande, con ganas de vivir, de luchar, de compartir.
 La Revolución puede haber sido un fracaso, yo no tengo los elementos para juzgarla. Lo que sí puedo ver y juzgar es el valor de un pueblo que ante tantas dificultades, todavía sonríe, todavía ama, todavía se las inventa y lucha.
Quizás la imagen que tienes desde tu comunidad en la Florida es la que recibes a través de los medios de comunicación. Sabes tan bien como yo cómo se manipulan las noticias, los hechos, las realidades. Te invito a que vuelvas a la Isla, la patees de arriba abajo. Hables con unos y con otros. Sufras y te alegres con unos y con otros. Entonces te creeré lo que dices.
Te deseo finalmente que esta Semana Santa que vamos a comenzar en breve sea una llena de oración, reflexión y alegría porque Cristo vive y nos invita a vivir y compartir la vida
Un abrazo de amigo y hermano
Padre Tomás del Valle.



EL VIERNES SANTO DE CUBA PARECE ETERNO…
Padre Alberto Cutié
Iglesia de la Resurrección http://www.churchoftheresurrection.org/
En estos días santos, la mayoría de los cristianos del mundo celebramos la Semana Santa, participando de los días más sagrados del año litúrgico que conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. El centro de lo que celebramos es la victoria de Cristo sobre la oscuridad de la tumba – y de la muerte – con la luz de la resurrección. Los cristianos creemos que todos los que nos hacemos parte del mismo Cristo en el bautismo, participamos también en este “misterio pascual” de su muerte y resurrección. El dolor de la cruz y de la muerte que recordamos el Viernes Santo, son transformados en gozo y gloria eterna, a través de la resurrección de Cristo. Por eso cantamos “Aleluya”, asistimos a nuestras iglesias en gran numero y celebramos en familia el día de Pascua de Resurrección. Pero en el caso de Cuba – por lo menos en el ámbito social y político - parece que se quedan con el Viernes Santo una vez más; con poca esperanza de ver una pronta resurrección. Hace unos días el mundo entero pudo ver la breve visita de Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, a Cuba. Los que no son cubanos o no entienden mucho nuestro proceso de 53 años de opresión y régimen totalitario, ven por la televisión la visita pastoral como un acontecimiento especial – y no cabe duda que lo sea. Pero lo lamentable es que muchos de los espectadores internacionales se puedan engañar pensando que ese gran pueblo presente en esas Eucaristías públicas fue allí libremente. Desafortunadamente, son innumerables los reportajes de miles de empleados “forzados” a asistir en contra de su voluntad y que no tienen idea lo que es una misa o el significado religioso de una liturgia de tal magnitud. Por otra parte, sabemos que muchos de los que son miembros de la disidencia interna se les detuvo en prisiones o se les silencio por completo para que “no hubieran problemas”, además de tantos otros que van por curiosidad o deliberadamente para reprimir a quienes se salgan de orden. Y eso es lo que la mayoría de los televidentes en Estados Unidos, America Latina y otras partes del mundo ni saben, ni entienden. Lo que si es evidente es que Cuba sigue viviendo un Viernes Santo que parece eterno: Sus jóvenes de pensamiento libre siguen siendo detenidos y hostigados por expresarse libremente. Toda persona que se salga de la línea oficial es una amenaza dentro de esa “isla bonita” vuelta “cárcel ideológica”. Ahora cuando liberan a los prisioneros políticos o de conciencia, los tienen que deportar a España por miedo a lo que su presencia pueda producir en la población cubana. Además, los líderes del mundo – incluso los religiosos y de nuestra propia America Latina - siguen visitando a Fidel para tomarse la foto oficial con el viejo tirano – como si fuera una especia de héroe - mientras los cubanos siguen sufriendo situaciones infrahumanas. ¡Los latigazos no paran! La sangre de nuestros mártires se sigue derramando sobre esa isla bella que no logra salir de la tumba, ni puede comenzar a cicatrizar las heridas causadas por la injusticia de tantos años. Mis padres y abuelos salieron de Cuba para que sus hijos y nietos pudiéramos vivir en libertad. Doy gracias a Dios por su exilio; aunque se que fue un proceso muy doloroso y que nunca se imaginaron durara mas de medio siglo. Pero, gracias a ese paso que dieron de buscar la libertad, he podido nacer y educarme en un país democrático y donde no se tiene que aceptar la esclavitud de una sola ideología ni una sola forma de pensar. El ser humano no ha sido creado para vivir como preso, sino para ser libre – en toda la plenitud de la palabra. En esta Semana Santa, no puedo dejar de pensar en el anhelo de miles y miles de cubanos heroicos (los fusilados en los paredones, los presos políticos, los de la brigada 2506 que invadieron buscando recuperar la libertad de su patria, los que han muerto lanzándose al mar, los jóvenes de Hermanos al Rescate y tantos otros) que tuvieron el sueño de ver a una Cuba resucitada; fuera de esa tumba ideológica y absurda que la sigue encerrando. Aunque ellos ya no están con nosotros, creo firmemente, que ya son participes de la vida eterna – la verdadera resurrección. ¡Verán, algún día, la resurrección de la patria desde el cielo! Después de la visita del Papa el Viernes Santo cubano continúa… Y todavía los cubanos tendremos que esperar y seguir luchando para poder volver a cantar nuestro ¡Aleluya! The Rev. Albert R. Cutié Priest-in-Charge Church of the Resurrection 11173 Griffing Blvd. Biscayne Park, FL 33161
Publicar un comentario