Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

lunes, 14 de abril de 2008

LA IGLESIA QUE ESPERA A BENEDICTO XVI


La comunidad católica en Estados Unidos está recibiendo en estos días la visita del Papa.La última vez que un Romano Pontífice estuvo en territorio norteamericano las alegrías y las esperanzas, las penas y las tristezas de los creyentes eran muy distintas de las que debe confrontar Benedicto XVI
Se va a encontrar una comunidad herida, desconcertada, desorientada multicultural y viva.
Comunidad herida por los escándalos de abuso sexual llevados a cabo por sus líderes. Si un abuso siempre debe ser rechazado, mucho más cuando se lleva a cabo contra un inocente. En estos casos toda la comunidad está implicada. Unos por sus acciones, otros por sus silencios, los más débiles por las heridas que les hicieron. Esperamos una palabra y una acción sanadora.
Comunidad desconcertada por tantas divergencias y culturas como crecen dentro de ella. Los viejos tiempos de las misas y los sacramentos en latín ya pasaron, la palabra única de un magisterio oficial, el oficio de cada uno en la Iglesia todo es pasado. Se cierran templos, se unen parroquias, se eliminan escuelas. A dónde vamos?
Comunidad desorientada por tantas corrientes, por tantas ignorancias, por tantos escándalos económicos y sociales. Un porcentaje no pequeño sigue pensando en que el pensamiento único, la doctrina única, la verdad sin más paliativos es lo que se debe enseñar y vivir. Esperan del anciano profesor la lección correcta, el pensamiento único, todo lejos del relativismo.
Comunidad multicultural y viva. Ya no son los irlandeses, italianos y centroeuropeos los que llenan las iglesias y escuelas católicas. Ya no se reza solo en latín o en inglés. Desde el castellano al tagalo, pasando por el chino y el coreano, la iglesia católica en los Estados Unidos es imagen de las múltiples culturas que conviven y enriquecen este país. Benedicto sabe de estas convivencias y mezclas culturales, entre las que hay que destacar a los hispanos. No creo sea necesario recordarle lo que Rubén Darío le dijo a un presidente americano, que nuestro pueblo le habla y reza a Dios en español.
Benedicto XVI, eres bienvenido entre nosotros.
Publicar un comentario