Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 27 de julio de 2013

VAYAN Y FORMEN LIOS

Desde Rio de Janeiro, Julio 26, 2013
(Fotos: Padre Tomas Del Valle-Reyes)

Ya llevamos cinco días de Jornada de Juventud en Río. Los cuatro primeros han sido un poco de calentamiento.
El Papa llegó el lunes, formó un pequeño revuelo, pero se fue a descansar. La chapuza de la seguridad por poco nos lo lastima, pero todo quedó en mero susto. Luego se fue a Aparecida, donde se empapó de agua. Aquí casi nunca llueve para estas fechas, pero basta que venga alguien importante para que rompa aguas las nubes. Y se inundó Rio.
Y se formó un sal para fuera como pocas veces se había visto en esta compleja ciudad.
A los ocho millones que viven y malviven se añadieron 2 millones más que hemos venido para rezar, cantar, acompañar, celebrar nuestra fe o, simplemente, para estar de averiguados para que no nos cuenten.
Los gestos y sermones de Francisco eran los de esperar: visita a favela, centro de drogadictos atendido por un gran sacerdote junto con sus colaboradores, participación en la Playa de Copacabana de la ceremonia de recibimiento- con frío y humedad que calaba hasta los huesos- y, bueno, lo que es de Francisco, que se saltara protocolos, improvisara en sus sermones, abrazara niños, pusiera a la gente de seguridad a punto de un ataque de nervios.
Entre los que han venido a celebrar esta Jornada no podía faltar un nutrido grupo de sus paisanos, los argentinos.

De hecho es el segundo grupo en importancia después de los anfitriones. Se logró conseguir un templo donde reunir un buen grupo de ellos, y allí, profundamente emocionado, compartió con ellos.
La conversación fue alegre, sincera, de amigo a amigo, de padre que ha emigrado y se encuentra rápidamente con sus hijos. Y en esa conversación no les dijo que se porten bien, que sean tranquilitos, ejemplares, buenos niños. No. Simplemente les dijo que formen todo el lío que puedan, que vivan el evangelio con todas las consecuencias.

Pero como sabe que los muchachos de hoy en día no leen mucho, tan solo textean o tuitean, les indicó los pasajes del evangelio que deben leer y practicar: un pedazo del capítulo 5 y todo el capítulo 25 de San Mateo . O sea, les ha dicho que van a ser felices si son capaces de acoger, construir la paz, ser testigos y constructores de justicia.
Que deben andar con las lámparas encendidas para ver. Ver al que tiene hambre, tiene sed, está desnudo, es emigrante, vive esclavo de la enfermedad, de la cárcel.
Y todo ello es posible ya que a todos nos han dado unos talentos y tenemos que dejarnos de excusas y ponerlos en práctica. 
Y si eso se pone en práctica, tremendo lío se va a formar en muchas parroquias, escuelas católicas, instituciones religiosas.
Ya está bien de piedades desencarnadas y alienantes. Es hora de formar lío. Las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir; si no salen se convierten en una ONG, y la Iglesia no puede ser una ONG. Que me perdonen los Obispos y los curas, si algunos después le arman lío a ustedes, pero.. Es el consejo. Y gracias por lo que puedan hacer.
La que se va a formar de ahora en adelante….
Publicar un comentario