Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

martes, 27 de mayo de 2014

LAS RUEDAS DE PRENSA EN EL AIRE

Jerusalén, Mayo 27, 2014
El Papa Francisco lleva tan solo dos viajes internacionales desde que asumió el pontificado.Después de agotadoras jornadas y baños de multitud, el viaje de regreso suele ser distendido y alegre.
El cansancio pasa su factura, máxime a un hombre de su edad y condición física.
Pero Francisco tiene una característica que no tenían sus predecesores: no huye a la prensa.
Benedicto le tenía un respeto y era selecto y exclusivo con quien hablaba y no recuerdo hubiera dado una rueda de prensa.
Cuando tuvo algo que decir fuera de documentos doctrinales llamaba a UN periodista y le concedía una larga entrevista, la cual era muy exquisita pero fría.
Juan Pablo utilizó y manipuló a la prensa a su capricho- o el de sus ayudantes-. Era un actor de teatro que sabía muy bien cómo moverse en los escenarios y cómo manipular la prensa.
Tenía sus encuentros con la prensa en los vuelos internacionales, pero todos los periodistas sabían muy bien qué y cómo preguntar, hasta el punto muchas veces de saber las respuestas.
El Papa Francisco es distinto.
De los dos viajes que ha hecho se recordarán más ciertas frases y expresiones hechas en el vuelo de regreso a Roma que la mayoría de los discursos o gestos llevados a cabo.
El  “¿Quién soy yo para juzgar a una persona?” le acompañará para siempre y esas simples palabras le han reconciliado en gran parte con la comunidad gay, lesbiana o transexual.
El viaje de regreso a Roma desde Israel tuvo también su rueda de prensa.
De ésta quedarán dos cosas para la reflexión, la fama y el diálogo futuro.
Una de las preguntas fue sobre el celibato: ¿Cree que la Iglesia católica puede aprender algo de la Iglesia ortodoxa? Por ejemplo en el caso de los curas casados, un asunto que se ha puesto de actualidad tras la carta que usted ha recibido de 26 mujeres enamoradas de sacerdotes...
La Iglesia católica tiene curas casados. Católicos griegos, católicos coptos, hay en el rito oriental... Porque no se debate sobre un dogma, sino sobre una regla de vida que yo aprecio mucho y que es un don para la Iglesia. Al no ser un dogma de fe, siempre está la puerta abierta.
En todas las conferencias episcopales hay normas que exigen una fuerte obligación moral y a veces legal de denunciar a los curas pederastas. ¿Qué hará usted con un obispo que no observa estas normas?
En Argentina a los privilegiados les decimos "hijo de papá" y en este problema no habrá "hijos de papá". 
En este momento hay tres obispos que están bajo investigación: uno ya está condenado y se está estudiando la pena.
No existen privilegios. Sobre este tema de los menores es un delito tan feo, tan... Sabemos que es un problema grave en muchos lados, pero a mí me interesa la Iglesia.
Quién hace esto traiciona el cuerpo del Señor porque estos sacerdotes deben de llevar a este niño o a esta niña a la santidad, y este niño, esta niña, confían.
Y estos sacerdotes en vez de llevarlos a la santidad, abusan.
Y esto es gravísimo. Es como... Es como una misa negra. …Sobre esto tenemos que seguir adelante, adelante. ¡Tolerancia cero!
No descartó la posibilidad de una renuncia al papado en caso de que no se sienta con las fuerzas suficientes, tal como Benedicto XVI hizo, y de diversos temas que afectan a la Iglesia y la sociedad, como la marginación de jóvenes y ancianos.
Estas ruedas de prensa retratan la espontaneidad, la sinceridad y la audacia de un Papa mandado a buscar a los confines del mundo. Sus ruedas de prensa suelen ser lo más recordado, lo que abre las esperanzas de que otra Iglesia es posible.
Publicar un comentario