Columna del Padre Tomás



En la antigüedad se solían marcar los caminos con postes o pequeñas columnas. Eran los puntos de referencia para ir haciendo camino. A veces también se usaban las columnas para recordar hechos, personas, acontecimientos a no olvidar.

Las columnas del Padre Tomás del Valle son un poco ambas cosas. Piedras que marcan el camino que se va haciendo cada día, sin rutas, sin marcas. Y también Columnas que recuerdan hechos, personas, acontecimientos. En ambos casos no es otra cosa que un intento de trazar caminos en la aldea global.

Seguidores

sábado, 24 de mayo de 2014

POSADA EN BELEN

Belén 24 de mayo de 2014
            Hoy he pasado todo el día en Belén. 
Tuve que venir temprano para recoger las credenciales de prensa brindadas por la Autoridad Palestina para poder cubrir la visita del Papa Francisco. Y la verdad que me quedé sorprendido.
Las calles llenas de gente, sobre todo niños, en los cuales se notaba la serenidad y la sonrisa. Por todos los rincones se veían carteles anunciando la llegada de Francisco, el visitante más ilustre de esta ciudad que siempre ha sido acogedora. En los momentos más difíciles, cuando la violencia se mascaba en las calles de Jerusalén o en zonas limítrofes, sin embargo en Belén siempre encontré serenidad, resignación y acogida.
Hoy, a todo eso se une la alegría. Pasé por fuera de varias escuelas, y el griterío de los niños era grande. Las tiendas de todo tipo están abiertas y bien abastecidas. 
Me sorprendió la gran cantidad de hoteles nuevos que se han construido y que están siendo utilizados. 
La burocracia es como en todos los países: lenta, ineficiente e inútil muchas veces. 
Al menos no es frustrante y se toman las cosas con el “ahorita” de nuestros países.
            Todos conocemos
la historia de que, con motivo de un censo, una pareja  proveniente de Nazaret tuvo que refugiarse en un pesebre porque no había lugar de hospedaje. He tenido más suerte. 
Tengo que hacer noche en Belén para poder estar la mañana del domingo en el centro de reunión de la prensa. 
Un betlemita, al saberlo, me buscó una habitación en un hotel, a pesar de que todos están llenos. 
En Belén siempre hay posada. Siempre se siente el calor del pan compartido. No en vano Belén, en hebreo, significa “La Casa del Pan”



Publicar un comentario